Estúpida y sensual aceituna

Uno de los mayores placeres de la vida es disfrutar del buen comer. ¡Amo comer! De solo pensar en todos aquellos platos deliciosos se me hace agua a la boca… ¡Es una de las experiencias más hermosa y placentera que me llena de felicidad!

Soy muy fácil de complacer, ya que todo me gusta. Lo dulce como lo salado son mis preferidos. PERO… Existe un gran problema que opaca mi maravilloso universo de placeres gastronómicos… y es ¡LA ACEITUNA!

¡Estúpida y sensual aceituna¡ Sos tan tentadora en tu frasco de aceite; rellena de morrón o simplemente con carozo… con tu piel suave y contextura pequeña… Me seducís, me desafías a probarte. Y yo, muero de ganas de saborearte en mi boca, ¡Pero! en el momento exacto en el cual te muerdo; empiezo a sentir tu horrible y desagradable sabor.

¡¿Por qué???!!!  ¡¿Por qué apareciste en la existencia del universo para arruinarme la vida y sumar una contradicción a mi mente???!!!

¡Te odio!!! Porque a veces me agarras desprevenida y te encuentro en mi boca sin mi consentimiento, mientras estoy comiendo una deliciosa empanada de carne suave. ¡Quiero llorar! Porque una vez más me engañaste maldita manipuladora. Ojala tuvieras un poco de empatía para no convertirme en tu victima y jugar con mis sentimientos.

¡Aceituna!!! ¡SI, te odio con toda mi alma! En el pasado pensé que si quizás aceptaba tu existencia y tus malas intenciones, aunque no pudiera desenmascararte mi vida seria más feliz… Total, al final del día, sos simplemente un fruto del olivo sin mucha más importancia que la que yo te de…

¡Pero NO!!! ¡Estúpida y sensual aceituna¡ Has arruinado mi vida.