Psicología barata y zapatos de goma…

En el último tiempo desarrolle una extraña fobia hacia los psicólogos y las terapias de cualquier tipo. A pesar de mi enojo hacia la psicología y sus métodos, seguí intentando e intentando lo mismo. Tropezando varias veces con la misma piedra, con la intención de aprender a disfrutar de ese sufrimiento al tropezar. Creyendo que es bueno sufrir para liberarse y ser feliz en un futuro al cual no hay garantías de llegar vivo.

Loca

No me mal entiendan, no digo que debemos odiar a los psicólogos, solo quiero contarles mi experiencia. Yo pase mucho tiempo de mi vida intentando liberarme de locuras y traumas QUE NO SABIA QUE TENIA hasta que fui a parar al consultorio de un psicólogo. Pase por mucho desgaste mental intentado entenderme y entender las cosas que pasaban en mi vida, como si yo tuviera un completo control sobre ellas.

Quizás mi error fue darle más autoridad a la opinión de otra persona que a mi propia opinión. Quizás, otro de mis errores fue quedarme en el mismo lugar por muchos años. Al fin y al cabo todos tenemos inseguridades y traumas. Pero la vida es corta y es mejor vivir disfrutando en vez de padeciendo. Los psicólogos son personas y pueden equivocarse.

Pues… ¿Si la terapia se basa en generar en el paciente un estado de malestar? Entonces… ¿Los psicólogos inducen a sus pacientes hacia “una crisis controlada”? ¿Para realizar un verdadero cambio de pensamiento? Yo creo que SI, y es un argumente totalmente valido, aunque no este de acuerdo con ese método. Basado en que cuando una persona se siente bien no hay motivos para cambiar. Los entrenamientos de coaching y liderazgo personal también recrean esa “Especie de crisis” para que una persona rompa en su mente los caminos de pensamiento, encontrando otros nuevos y mejores.

En lo personal, me cansé de sufrir a modo de catarsis. Si veo un psicólogo caminando por la calle ¡Cruzo sin dudarlo de vereda!!! No quiero cambiar mi forma de pensar, si no aceptarme como soy. Aceptar a los demás y entender que cada uno hace lo mejor que puede. Sin aceptar el maltrato de ningún tipo. Prefiero elegir vivir feliz consumiendo todo tipo de “DROGAS SOCIALES”, en vez de llorar semana tras semana pensando que todas mis ideas están mal.

Enamorate