¡Yo! La falsa Capitalista…

Si están esperando que este post sea sobre Amor, mejor dejen de leer. Hoy me quiero tomar una breve licencia para hablar sobre política. Siempre consideré que compartir mis ideas sobre este tema era algo completamente inútil. Ya que no soy una experta, y solo miro el noticiero matutino del canal 13. Pero, independientemente de que no es una de las ramas de la vida que mas me agrade, debo reconocer que el hecho de no militar en política, también es hacerlo. Al no hacer nada, dejamos que otros hagan y decidan por nosotros.

Entre el Capitalismo y el Comunismo, siempre tuve una inclinación completamente definida hacia al Capitalismo. Esa decisión personal, se baso a grandes rasgos, en todas las teorías económicas que estudie en la secundaria y en la universidad. Películas, documentales sobre la Unión Soviética, y principalmente, por considerar haber vivido toda mi vida en un régimen mayormente capitalista. El hecho es, que siempre relacione directamente al Capitalismo con la Libertad y al Socialismo con la falta de ella.

Existen muchos matices y claramente no es tan simple poder comparar dos sistemas de gobiernos tan a la ligera. Pero si bien en Argentina, nos quejamos durante años del gobierno anterior, por la falta de libertad en algunos aspectos. Ahora que votamos un cambio (Me incluyo, porque yo lo vote). Empiezo a dudar de mi decisión, el capitalismo puro me empieza a dar miedo. Porque parece que solo “algunos pocos” tienen la libertad de elegir. Mientras que muchos, engañados, pensamos que somos libres sin serlo.

Sin dinero, no hay libertad. Y sin libertad estamos atrapados. Tuve suerte, jamas pase hambre o frío. Pero veo muchas personas que si la pasan mal. Desde personas de clase media en el supermercado, mirando con miedo los precios en los alimentos. Hasta el caso extremo de una persona que vive en la calle. De la cual, solemos tenerle miedo… Como un mecanismo de defensa solemos argumentar que “Cada cual obtiene lo que se merece”. Pero, ¿Que expectativas podemos tener con un nene que nace en una villa miseria? Donde no tiene para comer, sufre los maltratos de una vida llena de horrores. Probablemente ni piense en acceder a la educación, porque para él, la única realidad que existe es poder un día más.    

Si, la humedad me pone sensible y trágica. Sumado a que stalkeando a un ex encontré un vídeo perturbador sobre un perro de la calle, rescatado en un estado completamente deplorable. Donde los gusanos le comieron la cara y se le veía literalmente los huesos del cráneo. Por suerte, ese perro tuvo un final feliz, porque lo curaron y sobrevivió. Lo curaron personas solidarias, que no tienen ni una sola idea capitalista. Ese vídeo me dejo pensando en todos los que necesitan ayuda. En la guerra en Siria, en los atentados en París, en la gente que no sabe ni leer. Y me siento muy mal, al preferir por años no opinar de política.

No esta mal jugar al pokemon go en el noticiero del 13, debe ser divertido. Pero que no nos aleje de la realidad verdadera. Prestemos atención a las noticias reales, miremos a las personas mientras caminamos por la calle. Ahí esta la vida y la verdad.

Perdida entre dos Mundos.

Ojala alguien entienda mi situación: Soy esa “Alma creativa” que vende su tiempo al sistema de trabajo en relación de dependencia. Vivo atrapada entre dos mundos, formo parte parcialmente de ambos, pero no pertenezco completamente a ninguno.

Todos necesitamos pertenecer, es lindo sentirse acompañado de otras personas que compartan tus ideales. El problema esta, cuando vivís en dos mundos opuestos, que no comparten valores. LA OFICINA vs EL ARTE en todas sus formas. 

IMG_20160428_234456

Por muchos años intente silenciar mis ganas de ser artista y decidí eligir un trabajo “Estable” que me brindara una vida tranquila y acomodada. Para en algún futuro dedicarme a las cosas que realmente me daban curiosidad como escribir, hacer teatro y música. El tiempo paso, no logre ninguna libertad económica y jamás llegaba el momento de disfrutar (La trampa eterna de la postergación). Entonces decidí acelerar el proceso y tener una doble vida.

Ser administrativa de día y artista de noche. Al principio la emoción de sentirme poderosa buscando lograr cosas imposibles me ayudo. Pero al año estaba completamente agotada, de trabajar y trabajar mucho en la oficina, de las clases de corrido, que no me dejaban nada de tiempo para practicar.

Y acá estoy, intentando explicar lo que nadie entiende. ¿Por qué no me decido por uno de los dos mundos? ¿Y me dejo de romper las pelotas con dramas existenciales? Pero no es tan fácil para mí. Porque los necesito a ambos, no sé ser diferente. Soy ese conjunto de contradicciones eternas que siente que no es nada, pero es todo.

Crónicas de un día perfecto anunciado.

Hoy me reencontré con una persona que hace mucho tiempo no veía. Sabía de antemano que si él estaba presente, todo iba a salir bien. Quizás dirán que estoy loca, pero existe un cierto tipo de persona que con solo su presencia ilumina la vida de otras.

Cada vez que lo tengo enfrente y me mira a los ojos mientras me sonríe. Me siento segura y confiada de que si él está conmigo; todo va a estar bien. Cuando él está cerca me siento feliz y tranquila. ¡Es el momento más perfecto del mundo! Siempre busco hablar con él porque posee la extraña habilidad de quitarle todo el drama a los problemas que suelo inventar.

El hecho es que al tener algo tan perfecto y puro. Empecé a experimentar el miedo a perderlo, alejándome del disfrute del momento y complicando con dramas el presente. Empecé a sentir miedo al imaginar que si él decidía irse alguno de estos días de mi lado, yo tenía todo para perder. Fue entonces cuando recordé una frase del cuento “Una nueva flauta”. Es un cuento japonés que se encuentra en el prólogo del libro “Free Play” de Stephen Nachmanovitch. El cuento habla sobre la historia de un joven músico, que se encuentra frente a los bloqueos y obstáculos de la vida, cuando decide transitar por el camino del Arte. La frase dice: “Entonces se dio cuenta de que no tenía nada que ganar y nada que perder”. Así es en todos los aspectos de la vida, especialmente en el Amor. No existe nada para ganar ni nada que perder.

free play

Lo mágico e inexplicable es como ese libro llego a mis manos en dos ocasiones distintas. La primera vez fue por recomendación Gonzalo Alfonsín, mi primer profesor de teatro, hace alrededor de cuatro años atrás. Y la segunda vez, fue por recomendación de Leandro Kalén, mi primer profesor de Piano. Recuerdo cuando Leandro a fines del año pasado, cuando le pedí en una de mis primeras clases que me recomendara un libro sobre teoría musical; con mucha paciencia me explico que antes debía leer el libro Free play para poder entender realmente por donde es el mejor camino del aprendizaje.

Gonzalo y Leandro son personas a las cuales les tengo un profundo respeto y una gran admiración. No solo porque son mis profesores y tienen toda mi confianza, si no también porque son excelentes personas. Que además de enseñar la técnica, les gusta abrir la mente de sus alumnos para quitar todos aquellos prejuicios que no sirven y bloquean. Ellos iluminan la vida de las personas que están a su alrededor.

¡Nada que ganar ni nada que perder! Es lo que pienso cada vez que él me mira a los ojos para superar el miedo a perderlo. Porque en definitiva no hay nada que pueda hacer al respecto si el decide irse. ¡Nada que ganar ni nada que perder! Porque la vida es totalmente caprichosa; nos entrega amor y nos lo quita a su arbitrario antojo.

Los libros, las personas y todas aquellas situaciones que la vida nos regala momentáneamente. Son para experimentarlas y disfrutarlas al máximo sin ser contaminadas por los fantasmas del miedo y la frustración. Disfrutar en libertad llena el alma y nos hace sentir livianos. El Amor aparece y desaparece caprichosamente de nuestras vidas, solo debemos disfrutarlo libremente para ser felices. Porque es perfecto cuando no lo buscamos y aparece en todos nuestros días haciéndolos perfectos. El Amor aparece cada vez que él me mira a los ojos, iluminando mi vida con el solo hecho de estar presente. Sin nada que ganar ni nada que perder.