Autoestima vs. Tristeza

Muchas veces las personas confunden los conceptos de las palabras y erróneamente juzgan a una persona que se ve triste con alguien que sufre de baja autoestima.

La tristeza es un sentimiento, mientras que la autoestima es el valor que nos damos a nosotros mismos. Son conceptos completamente distintos y no deben ser confundidos. Los sentimientos son emociones, forman parte del ser humano y es normal que los expresemos abiertamente. En cierta forma, le dan variedad a nuestras vidas. La tristeza como toda emoción, debe ser expresada y debe fluir. Solemos darle connotaciones negativas, creyendo que esta mal atravesar el sentimiento de tristeza. Muchas veces lo reprimimos logramos el efecto contrario al buscando; nos enfermarnos y no podemos salir de ella.

La autoestima es nuestra capacidad para valorarnos. Una persona que se considera con poco valor, tiene una autoestima baja y suele colocarse a mi mismo en un nivel inferior al de los demás. Uno de los principales síntomas de baja autoestima es darle mas valor a la palabra de los demás que a nuestros propios sentimientos e ideas.

Separemos entonces estos dos conceptos para poder vivir una vida mas libre y sana. Sabiendo que si bien no podemos controlar completamente nuestras emociones, si podemos controlar la actitud que tenemos antes ellas. No es lo mismo deprimirse por un año, que aceptar que estamos tristes y tomarnos unos momentos para liberarnos de ese sentimiento que no es ni bueno ni malo en si mismo.

Y debemos recordar que una persona con una buena autoestima es simplemente aquella persona que se detiene a ser sincero y franco consigo mismo. Es aquella persona que se permite experimentar lo que necesita en ese momento, satisfaciendo sus necesidades. Cuidarse y quererse significa hacerse las cosas fáciles a uno mismo y no para los demás.