Quiero ser hippie!

Este capitulo de mi vida se llama: “Intentando ser hippie”. Tocar la guitarra y el piano todo el día… Y quiero que la gente se enamore de mi voz (?)

Pero… cuando tus sueños se vean frustrados porque perdiste la púa que te regalo tu amigo del alma (También músico), podes crear tu propia púa reciclando credenciales viejas o tarjetas de crédito que ya no utilices.

13131311_10153694026093719_2483394393720792408_oSimple y fácil: Credencial y tijera. Es el primer paso para dejar de lado el mundo capitalista que nos induce a comprar y comprar. Sin costo alguno tu púa con el sonido de la independencia. En la próxima publicación te enseñaremos a plantar una huerta orgánica en la ventada de tu monoambiente de Barrio Norte (?)

¡El Estrés Laboral de los días Lunes!!!

¿Que pena estamos pagando a nivel karmático para amanecer tan estresados los días lunes? ¿Por qué lo odiamos fuerte, si solo es un día más en el calendario semanal?

Ningún día de la semana merece ser sometido socialmente por toda la comunidad laboral oficinistica a tal violento bullying. ¡Pero claro! Después de vivir enredados amorosamente viernes, sábado y domingo ¿Que más podemos esperar del lunes? Día en el cual debemos entregar nuestras almas al sistema capitalista, trabajando en relación de dependencia.

IMG_20160328_113925

Que horrible es la palabra DEPENDENCIA. Ningún psicólogo cuestiona esa relación enferma en la cual las personas acudimos a encerrarnos un día soleado a cambio de unos pocos pesos que claro… necesitamos, añoramos, ¡Dependemos para vivir! La irónica y eterna dependencia de la “supuesta” independencia económica (?) 

Lunes, la secuencia se repite una y otra vez: Suena el despertador, nuestras mentes siguen dormidas debido a las noches de fiesta producto de la libertad momentánea del fin de semana. Nos levantamos caminando como zombis a la ducha; Mientras dejamos hirviendo el agua en la pava eléctrica para intentar desatar el nudo que tenemos en la garganta con un poco café.

Al salir de casa llega el momento de subir al subte. Empujamos “levemente” utilizando la fuerza exacta socialmente permitida, para que nadie nos cague a piñas por la mañana. Nuestro cuerpo adopta posturas extrañas como si estuvieramos jugando a un tetris humano. Subimos y recordamos que es LUNES ¡¡¡Maldito lunes!!! ¡Ya no hay escapatoria!!! De pronto te das cuenta que estas parado frente a la puerta de tu oficina, con cero ganas de entrar porque preferís quedarte en casa tomando mate, mientras practicas la escala de Do en la guitarra y pones ropa a lavar…

Entras a la oficina y el estrés laboral te invade y tus gritos internos son desesperados. ¡LUNES TE ODIAMOS!!! En el interior del edificio hay otras almas perdidas que al igual que vos tampoco tuvieron otra opción. Tomas asiento en tu súper silla ergometrica en la que vas a pasar las próximas nueve horas de tu valiosa vida, y cuando pensas que todo ya esta perdido. Levantas la mirada, ves una mano que te convida un mate y sentís que no estas solo en esta pena.

20160328_114231