Memoria Emotiva.

En mi clase de teatro empezamos a trabajar “Memoria emotiva”. Hicimos un ejercicio totalmente movilizante. La memoria emotiva es una de las herramientas a la cual puede recurrir un actor al momento de interpretar un personaje. Consiste en evocar momentos que la memoria registro; buenos o malos; felices o tristes; revivir emociones que han quedado guardadas en el inconciente del cerebro.

Durante el ejercicio mi mente me fue llevando por varios estados de ánimos y recuerdos. Hasta que decidí quedarme en uno de los recuerdos más luminosos y movilizantes de mi infancia. Cuando tenia 11 años, solía escaparme a la terraza de mi antigua casa de Lanus. Subia trepando hasta donde estaba el tanque de agua y me quedaba en silencio por horas. Era el lugar mas alto de la casa al cual nadie accedía. En el tanque de agua mi papá había escrito su nombre con pintura negra. El recuerdo cada vez se tornaba mas real. Estaba en ese lugar, viendo el atardecer de primavera. Me senti feliz, en calma y tranquila. Empece a disfrutar del viento acariciando mi cara, la paz que reinaba en mi interior. 

Desafortunadamente, en el medio del silencio de la clase. Escucho llora a mi compañera. Y de repente el atardecer de primavera se volvió noche, aparecí en la oscuridad total. Mi mente me llevo automáticamente y sin decidirlo a uno de los momentos mas oscuros de toda mi vida… Ya no era una niña, tenia creo que 21 años. Mi mente empezó a recrear todas aquellas sensaciones de dolor en mi cuerpo. Sentí un dolor terrible en el pecho, vacio y angustia que casi no me permitian respirar. Empece a sentir la madera fría del banco de iglesia en la cual estaba sentada, escuchaba llorar a las personas a mi alrededor, yo también lloraba con dificultad para respirar. Escucho al Sacerdote decir: -Las flores se marchitan, las lagrimas se secan, pero las oraciones las recoge Dios y quedan para siempre en el alma de la persona que se fue. Las oraciones ayudan a que puedan descanzar en paz.  

Estaba reviviendo la misa previa al entierro de mi Abuelo Carlitos, una de mis personas favoritas de este mundo. Desde ese día todas las noches rezo por él.

No es tan simple como parece estudiar teatro. Implica un compromiso y entrega completa hacia uno mismo, para luego poder entregarse a los demás en cuerpo y alma interpretando un personaje.

 

Las mil y una razones.

Existen mil y una razones por las cuales me enamore de vos: Me enamore de tus rulos, del movimiento que haces con la cabeza cuando tocas la guitarra. Me enamore de tu voz, de todas las notas que tocas en el piano. Me enamore de tus comentarios, de tus ideas sobre el Amor. Me enamore de tus ojos. De los cafés que tomamos juntos y me enamore de lo bien que me siento cada vez que me miras a los ojos. 

Me enamore de tus caricias, de tus besos y de lo feliz que me hacen tus abrazos por las noches. Me enamore de cada una de tus verdades y de todas aquellas mentiras que ocultas para cuidarme. Me enamore del enojo que siento al verte ponerle queso de rallar a la comida japonesa. Me enamore completamente de vos, convirtiéndome en una de tus tantas propiedades intelectuales.

La vida es larga y siempre existe un chico para una chica. Quizás por eso nos conocimos en el momento menos esperado. Yo tenia el corazón roto y ya no podía soportar un dolor más. Mientras que vos ya estabas ocupado, no estabas completamente solo. Nadie buscaba a nadie, y de repente entre instrumentos y música nos conocimos oficialmente. Siempre soles decirme que vos me viste primero a mí, antes de nuestra presentación oficial. Pero lo que jamás vas a saber, es que fui yo la que te vio primero… Incluso antes de que vos me vieras. Recuerdo la escena con lujo de detalles, estabas tomando un café mientras conversabas con uno de mis amigos. Me enamore desde ese perfecto e irrepetible instante en el cual volteaste a saludarme.  

Si bien existe mil y una idas y vueltas en nuestra historia de Amor. Por suerte todos los días sigo encontrando más razones para adorarte por toda la eternidad. No existe tiempo para pensar y analizar, solo es tiempo de sentir y vivir la perfección del momento presente. Sé que no soy perfecta y es posible que no duremos juntos toda la vida, pero quiero que sepas que cada uno de los ratitos de felicidad que me regalas siempre van a estar presentes en mi corazón. Jamás voy a perderte aunque te vayas porque vos ya sos parte de mí. 

amor blog

Breaking The Wall

Pink Floyd The Wall portada

La semana pasada volví a escuchar el disco entero “The Wall” de Pink Floyd. Fue la tarea que nos dejo uno de mis profesores de música. A mi personalmente me encanta escuchar la música de Pink Floyd, porque me transporta mágicamente a mi infancia.

Recuerdo cuando era niña que mi Papá solía escuchar además de Pink Floyd los discos de Spinetta; Charly Garcia; Vox Dei y Virus entre otros… Mientras mi Mamá escuchaba mucho a Queen; Pedro y Pablo; y las canciones de Patricia Sosa. Ellos eran padres muy jóvenes a los cuales les gustaba mucho escuchar música. 

La lista seria interminable si intentara recordar todas las canciones que escuche en mi infancia. Lo que si recuerdo muy bien porque quedo grabado en mi retina, es la tapa del disco de Almendra: Tenia dibujado una especie de nadador vestido de rosa, llorando con una flecha de juguete en la cabeza. Siempre que veía ese disco sentía ganas de abrazar a ese personaje para que dejara de llorar… 

almendra1[1]Quizás es por haber crecido escuchando música, que el día que mi Papá se fue de casa y perdimos el contacto con él por más de dos años. Cada vez que lo extrañaba mucho, escuchaba sus canciones favoritas. Era mi forma de tenerlo presente. Al escuchar su música sentía como las melodías y las letras de sus canciones me envolvieran en un cálido abrazo, sintiéndome segura. La música llenaba con sus armonías su ausencia. Escuchando y disfrutando de los discos que él solía escuchar y disfrutar yo sentía por unos instantes que mi Papá volvía a estar conmigo, volvía a estar presente en mi vida.

Hasta el día de hoy sigo llenando vacíos y ausencias con música. Porque cada vez que alguien que quiero mucho se va o no puede estar, yo lo hago presente escuchando sus canciones favoritas. Así fue como pasaron Familiares, amigos y novios… Cada una de esas personas fue dejando en mí sus gustos musicales que luego hice propios al disfrutarlos tanto como ellos lo hacían.

Todas las personas vamos dejando en el otro parte de nosotros, la música habla mucho de nuestra personalidad y forma de ser. Por eso es que quizás decidí intentar derribar al igual que Roger Waters el muro que creamos para protegernos del mundo exterior, y en mi caso enfrentar mis miedos y empezar a estudiar canto. No hay nada más liberador que transmitir todo aquellos que sentimos a través de la música. Quizás ahora no lo haga bien completamente, pero para hacer realidad un sueño de libertad hay que empezar algún día aunque sea martillando el muro de nuestros bloqueos.

Ensayo cover – The Moon Song

 

Subí a través del blog el audio del ensayo de una de las canciones que estoy preparando para grabar en vídeo próximamente 

Como solo estoy jugando los errores ya no me asustan tanto…

Y ademas me avalo en las palabras de Miles Davis, quien dijo: “No teman a los errores. No hay ninguno”.