Sobre Amor, Poder y Dignidad…

Anoche mientras estaba en mi cama intentando dormir sin éxito alguno, reflexionaba sobre quien tiene el poder en una relación de pareja… Universalmente se tiene la creencia de que “El poder lo tiene la persona que menos ama”. En lo personal, ¡No comparto para nada esa idea! Creo que el poder en una relación lo tiene la persona que esta dispuesta a conservar intacta su dignidad, más allá del amor que pueda sentir o no hacia la otra persona. 

 

Si bien, es una realidad que existe alguien que ama primero y otro que se deja amar. Especialmente al inicio de una relación. La intensidad en el grado en el cual se siente amor, fluctúa según los días y el momento. Convirtiendo al Amor en un sentimiento dinámico más que estático. Por momentos, una de las dos personas ama más a la otra y luego ese juego se invierte. Desvaneciendo por completo esa idea de Poder, porque el poder variaría de un integrante a otro según sus grados de enamoramiento.

 

Es una realidad que nos volvemos más propensos a ser manipulados cuando estamos enamorados al 100% y la otra persona solo esta al 50%, por poner un ejemplo. Pero, a pesar de todos los velos que nos puede poner el amor delante de nuestros ojos, siempre somos consientes de la realidad. Que decidamos no verla, es otro tema. Seguimos conservando el poder sobre la toma de nuestras decisiones. 

 

Cada día reafirmo más la idea de que “el Amor es una decisión”. Una decisión sobre todas las cosas, que toman dos personas eligiendose mutuamente día tras día. Esa decisión, es la que las mantiene unidas a lo largo del tiempo, pese a sus fluctuaciones en sus porcentajes de amor… 

 

Siempre existen precios que pagar en la vida, nada es gratis y el Amor conlleva grandes riesgos. Pero siempre una persona enamorada va a poder estar a salvo y va a poder conservar el poder en el Amor, mientras este dispuesta a conservar su dignidad. A poner limites a pesar de la vulnerabilidad necesaria que implica la intimidad en un vinculo tan cercano. 

 

2 pensamientos en “Sobre Amor, Poder y Dignidad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *