Las mil y una razones.

Existen mil y una razones por las cuales me enamore de vos: Me enamore de tus rulos, del movimiento que haces con la cabeza cuando tocas la guitarra. Me enamore de tu voz, de todas las notas que tocas en el piano. Me enamore de tus comentarios, de tus ideas sobre el Amor. Me enamore de tus ojos. De los cafés que tomamos juntos y de lo bien que me siento cada vez que estas cerca. 

Me enamore de tus caricias, de tus besos y de lo feliz que me hacen tus abrazos por las noches. Me enamore de cada una de tus ideas y del enojo que siento al verte ponerle queso de rallar a la comida japonesa. Me enamore completamente de vos, convirtiéndome en una de tus tantas propiedades intelectuales.

La vida es larga y siempre existe un chico para una chica. Quizás por eso nos conocimos en el momento menos esperado. Yo tenia el corazón roto y ya no podía soportar un dolor más. Mientras que vos estabas enfocado en tus proyectos profesionales. Nadie buscaba a nadie, y de repente entre instrumentos y música nos conocimos oficialmente.

Siempre soles decirme que vos me viste primero a mí, antes de nuestra “presentación oficial”. Pero lo que jamás vas a saber, es que fui yo la que te vio primero… Incluso antes de que vos me vieras. Recuerdo la escena con lujo de detalles, estabas tomando un café mientras conversabas con uno de mis amigos. Me enamore desde ese perfecto e irrepetible instante en el cual volteaste a saludarme.  

Si bien existe mil y una idas y vueltas en nuestra historia de Amor. Sé que no soy perfecta y es posible que no duremos juntos toda la vida, pero quiero que sepas que cada uno de los ratitos de felicidad que me regalas siempre van a estar presentes en mi corazón. Jamás voy a perderte aunque te vayas porque vos ya sos parte de mí.

amor blog

2 pensamientos en “Las mil y una razones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *