La gente anda diciendo.

Escuchar conversaciones en la vía pública resulta divertido, en algunas ocasiones. Fue lo que me paso ayer por la tarde, cuando por accidente, mientras viajaba en el subte de la línea D, escuche a dos personas conversar.

subtecatedral

Por mis deducciones se trataba de dos compañeros de oficina. Tenían alrededor de 30 años de edad promedio, y… se coqueteaban alevosamente. Ella intentaba sin éxito disimular sentirse atraída hacia él: Esa sonrisa dibujada en su rostro cada vez que él la miraba a los ojos, la delataba. Ojo, la atracción era mutua: El tono de voz de él, indicaba que ella también le gustaba.

A simple vista, podía pensar que se trataba de una simple y típica escena de histeriqueo entre compañeros de trabajo (levante la mano quien nunca paso por esa situación), PERO… uno de los dos no era libre, él estaba comprometido. Pude darme cuenta al escucharlo criticar a su novia.

¿Por qué este joven oficinista intenta seducir a su compañera de trabajo?

¿Qué lleva a una persona a ser infiel?

Mientras escuchaba la charla, no puede evitar perderme en mis pensamientos y recuerdos, los cuales me generaban un poco de enojo e indignación… hasta que de pronto, lo escucho a él dar en la clave por la cual estaba DECIDIENDO ser infiel: La “Novia” con una vida aparentemente “soñada”, se siente frustrada y aburrida de la vida que lleva y, como en todos estos casos, lo culpa a él de no entender su frustración.

-Ella quiere hablar con personas que no sean de su familia! Odia que me vaya de After Office con ustedes- decía el chico del subte indignado. Y agrega: -¿Qué va a pasar si hace un cambio y no le es suficiente? ¿Qué pasa si logra cambiar de entorno, pero su infelicidad la persigue?. Nada va a ser suficiente para ella…-

Fueron acertadas esas palabras. Yo pienso que cualquier hombre que tenga a su lado una mujer insegura y triste va a estar tentado de serle infiel. Si cada día, cuando el chico del subte llega a su casa y encuentra a su novia en un mar de llanto, llena de reproches y triste, va a querer alejarse. Buscando un poco de diversión, quizás con su compañera de oficina. Otra mujer que a simple vista está más conforme con su vida y ese simple hecho, la vuelve más atractiva.

Igualmente considero necesario aclarar que desde mi punto de vista, en las infidelidades SIEMPRE existen TRES CULPABLES con igual porcentaje de responsabilidad. La novia insegura no es la única responsable.

Finalmente la charla con su compañera de oficina termina en una cita que tendrá lugar el miércoles por la noche. Y en cierta forma no lo culpo. No es muy difícil imaginar que va a pasar en esa cita, pero seamos conscientes de que las cosas que vivimos son responsabilidad nuestra.

Igual, ojalá tuviera la posibilidad de conocer a su novia y delatar en qué lugar, ellos dos van a verse este miércoles…

Aguero toma 2

2 pensamientos en “La gente anda diciendo.

  1. Hola, sigo poniéndome al día con la lectura del blog, y al llegar a esta entrada me indigne con el chico del subte y con la compañera de trabajo también, nada justifica una infidelidad, creo que si no están a gusto con la vida que llevan son libres son gente grande que puede decidir y no actuar cobrademente tapando un problema de fondo con una aventura.
    un beso (me esta atrapando el blog)
    Adry
    adrypc@hotmail.com

    • Que linda sos Adri! Obvio que antes de cometer una infidelidad creo es mejor separarse.
      Pero también es real que no todos piensan como nosotras y es estas situaciones pasan en la vida real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *