Guest posting: “El hombre de mi vida” por Artemisa

Hay cosas para las que el ser humano nunca está preparado. No hay un momento oportuno, un punto exacto en el que digamos: Ok, estoy preparada para perder una parte de mi misma.

Desde niña soñaba con encontrar el hombre perfecto, el hombre que me haría feliz, que me cuidaría y me protegería eternamente por los siglos de los siglos, amén. Viviríamos felices y comeríamos perdices hasta el fin de nuestros días.

El hombre de mi vida, ese que siempre está por llegar.  Porque cuando estamos en una relación tampoco tenemos la certeza de si será este nuestro príncipe azul o todavía nos aguarda alguien nuevo, o mejor… O que nos querrá más o al que querremos más aún…

El hombre de mi vida lo tuve siempre enfrente, y es el que estuvo postrado hace unas semanas en una cama de hospital cogiendo mi mano, mirándome con ojos cansados. Le pregunto: -Papá, ¿me conoces?- Y me dice: -Claro, te conozco desde el día que naciste-.

El hombre de mi vida siempre cuidó que nada me faltara, que nadie me lastimara. Defendió a capa y espada mis derechos y se mató a trabajar por sacarme adelante sin pedir nada a cambio.

Me enseñó a seguir luchando cuando todo parecía perdido, porque era valiente. Tuvo una infancia difícil pero nunca se detuvo ante una adversidad y tampoco permitió que ninguno de los suyos lo hiciera.

Estuve a su lado en sus últimos días, viendo como se apagaba, mostrando una fragilidad que nunca antes pareció tener. ¡Papá sigue luchando, tú eres duro!!!… Soy duro,  pero ya no puedo seguir siéndolo, estoy muy cansado.

Su alma se escapaba y no pude hacer nada salvo estar a su lado, cuidándolo como él siempre hizo conmigo. No fue deber de hija, fue el deseo de poder devolverle una ínfima parte de todo lo que yo he recibido desde niña, con la certeza de que por mucho que yo hiciera nunca habrá compensando todo lo que él hizo por mí.

Reímos a pesar de todo con sus ocurrencias y su buen humor cuando las fuerzas se lo permitían.

Fueron dos semanas tristes, de muchas lágrimas, pero a su vez hubo una gran belleza en tanto dolor. Tanta que gente muere sola y él estuvo rodeado por toda su familia: Mi madre, sus hijos y sus nietos. Hemos creado una familia maravillosa le decía a mi madre dándole golpecitos en el dorso de la mano.

Y el hombre de tu vida se va y quisieras que el mundo parara en ese mismo instante. Pero el mundo sigue su camino y todo vuelve a su sitio con una normalidad que asusta.

Las calles se siguen llenando de gente, las tiendas siguen abriendo, la música sigue sonando, la vida sigue, pero no sigue igual… Desde entonces las noches duran el doble.

Que bonito fue saber que encontré al hombre de mi vida sin buscarlo. Cualquiera que ahora sea tu mundo,  mi amor siempre irá contigo.

*****************************************

Esta publicación fue escrita por Rosa Alarcon Torres, una gran amiga española, a quien solemos llamar “Artemisa”.  Rosa hace dos meses perdió a su Papá. Todas las perdidas son dolorosas y difíciles de sobrellevar, pero agradezco que confiara en mí para expresar en este espacio su dolor.

Ella también es una loca aventurera de los mares de Internet y escribe un blog sobre Amor y seducción. Los invito a que lo visiten:

www.serseductora.com

8 pensamientos en “Guest posting: “El hombre de mi vida” por Artemisa

  1. es muy bonito todo lo que has escrito sobre el hombre de tu vida, en verdad era el de todas nosotras yo tambien vivi esas dos semanas tan tristes y habria tanto por decir que seria dificil explicar como sientes que tu corazon se encoge viendo como el suyo se paraba por ratos que parecian ser el ultimo . Yo estoy convencida de que nos amo tanto que no se cuando ni donde pero volveremos a estar juntos, pero que mientras llega ese momento seguro que esta pendiente de todos nostros no me cave ninguna duda. Y ciertamente ningun hombre nos querra como el. como tu dices Artemisa ha sido y sera el hombre de nuestras vidas de las tres su Amor fue incondicional y asi lo seguimos sintiendo. un Beso papa

  2. Gracias a todas por sus comentarios de apoyo, me ha hecho mucha ilusión vuestras palabras y vuestros mensajes en privado. Las personas que hemos pasado por una experiencia parecida no podemos evitar sentirnos identificadas.

    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *