Estúpida y sensual aceituna

Uno de los mayores placeres de la vida es disfrutar del buen comer. ¡Amo comer! De solo pensar en todos aquellos platos deliciosos se me hace agua a la boca… ¡Es una de las experiencias más hermosa y placentera que me llena de felicidad!

Soy muy fácil de complacer, ya que todo me gusta. Lo dulce como lo salado son mis preferidos. PERO… Existe un gran problema que opaca mi maravilloso universo de placeres gastronómicos… y es ¡LA ACEITUNA!

Maldito demonio con cara de ángel. Son tan tentadoras las aceitunas en sus frascos de aceite; rellenas de morrones o simplemente con carozo… me seducen, me tientan a probarlas. Muero de ganas por saborearlas en mi boca, pero en el momento exacto en el cual muerdo una de ellas. Empiezo a sentir el horrible y desagradable sabor. ¡¿Por qué???!!!  ¡¿Por qué aparecieron en la existencia del universo para arruinarme la vida y sumar una contradicción más a tan hermoso universo perfecto???!!!

Las odio, porque a veces me agarran desprevenida y las encuentro en mi boca sin mi consentimiento mientras como una deliciosa empanadas de carne. Y quiero llorar al arruinar tan sagrada experiencia de placer.

¡SI, las odio con toda mi alma!. Porque al contrario que los pepinillos en vinagre o las berenjenas en escabeche, bue… podría llenar hojas y hojas de tantas conservas deliciosas.

Y Uds. se preguntaran: ¿Qué tiene todo esto que ver con el Amor?

Sinceramente no mucho, pero se me ocurre que quizás si aceptara que las aceitunas existen y que no puedo hacer nada contra ellas, mi vida seria más feliz… Total, al final del día una aceituna es simplemente un fruto del olivo sin mucha importancia más la que yo le de. Como los desencuentros en las historias de Amor. Existen y no debemos darle demasiada importancia, son realmente insignificantes comparados con la maravillosa y completa historia de Amor.

4 pensamientos en “Estúpida y sensual aceituna

  1. ¡Jajajaja me encantó tu manera tan descriptiva de odiar a las aceitunas!! Pero sobre todo como las relacionas brevemente con el desamor, a mí no me gustan pero sólo las ignoro.

    • jajajaj gracias! Siempre las odie y es muy real esa descripción.

      También las comparo con las discusiones en una pareja, capaz es un mal rato, pero es simplemente solo un rato. Pasan y llegan las frutillas del postre con crema <3

  2. Increiblemente uno no termina de conocer a las personas….mas de 20años juntas…y no sabia que NO te gustan las aceitunas!!!!!!!!!!!:'(

    • Te entiendo a la perfección! Yo le regale a Flor un mate cuando ella se mudo y no recordaba que no tomaba infusiones… :S jajaj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *