El raviol que cayó dentro del lavarropas

Estaba en la cocina intentando separar los ravioles congelados de ricota con nueces; Cuando de pronto e inesperadamente uno de ellos se revelo contra el sistema y salto reclamando su libertad, cayendo al lavarropas automático en vez de caer en la olla.

Lo mire fijamente, como cuando alguien mira con odio a un ser que quiere ir contra la voluntad del universo. Lo mire fijamente con un dejo de placer al ver que había fallado en su intento de fuga. Pues había caído sobre el tambor del mí lavarropas y ahora estaba vulnerable sujeto al alcance de mi mano. Lo mire fijamente y le dije: -¡Maldito raviol sindicalista!!! Inevitablemente caerás en mi olla de agua hirviendo. Una vez que estés completamente blando y entregado… Seras mi cena mezclado entre salsa de crema y pomarola.

Entre risas macabras me dedicaba a tomarlo entre mis manos. Cuando de pronto, el raviol logro escurrirse hábilmente entre mis dedos y callo a las profundidades incalcanzables del lavarropas.

¡Maldito raviol de ricota! Logro escapar a su destino y llegar a un lugar seguro del lavarropas al cual yo jamas podría acceder. Pues una vez mas, me vi derrotada por la cruda realidad de ver que hasta los alimentos inanimados podían revelarse contra el sistema de la cadena alimenticia.

El raviol logro su tan preciada libertad. Pero yo no, ahora estaba llena de preguntas y dudas de como seria el destino de aquel raviol dentro del lavarropas. Los interrogantes invadían mi cabeza, las preguntas me atormentaban. ¿Como funcionaria el lavarropas con un pedazo de pasta italiana dentro? ¿Se disolvería en las aguas danzantes entre el jabón y el suavizante?

Pues ya nada de esto dependía de mi, solo podía decidir dejar el pasado atrás y olvidar a aquel audaz raviol. Ahora lo único que podía hacer era irme a dormir. Porque mañana yo entregaría mi alma creativa al sistema financiero por un sueldo. Matando así mis sueños de libertad. Ahora yo iba a entregarme para ser comida por el sistema laboral en relación de dependencia. El raviol al que tanto odiaba, era uno de mis grandes maestros en la vida (?)

4 pensamientos en “El raviol que cayó dentro del lavarropas

  1. Desde luego eres única buscando comparaciones y haciendo extraordinario algo que para otros pasaría totalmente desapercibido 🙂

    Me moría de la risa mientras lo iba leyendo. Un ravioli sindicalista jaja.

    Un beso desde España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *