Guest posting: “Historias Breves para seguir hablando del amor” por Damián Rojas.

A veces un simple cuento, un cruce de miradas, puede dar lugar a una historia de amor. Todos vivimos estas situaciones cotidianamente en la calle, en el trabajo, en el supermercado, hasta en el subte, pero el miedo a ser rechazados nos paraliza constantemente, nos silencia. En ocasiones, ese momento determinado suele convertirse en una ocasión perdida o en alguna de las tantas historias de amor que nunca fueron.

14193757_1678144019172310_1412985944_n

Para mí la vida es una gran película, por eso hago cine y hoy gracias a la invitación de Delirios de María Antonieta voy intentar hablar de eso, de la vida.

En este mundo cinematográfico conoces actores tan buenos que te van marcando la huella, otros tantos actores mediocres que te arruinan muchas escenas, después están los extras que le ponen un contexto, un clima. Pero más allá de todo, llegan ellas, las actrices hermosas y talentosas que te marcan la vida, las que te generan el conflicto, las que te alimentan la creatividad para contar cada día una nueva historia.

14151794_1678144145838964_1338514976_oHace unos cuatro años yo pintaba mi tabla de filete (fileteado es un estilo artístico de pintar y dibujar típicamente porteño) en el parque Avellaneda, con mi profesor Alfredo, un maestro que por ejemplo pinto la estación Corrientes de la línea H. Entre los espirales que pintaba con un rojo intenso apareció ella. El silencio se prolongó tanto, como el tiempo que ella tardo en sentarse delante mío.  Sus piernas eran interminables, su cabello negro y una sonrisa enorme, como la de una niña a punto de jugar.

Al cabo de unos minutos, gira, me mira fijamente a los ojos y me dice:

-Disculpa, ¿me regalarías uno de tus folios?

-¿Qué? Respondí totalmente desorientado.

A lo que ella me respondió: -Ah perdona, en España se dicen folios a tus hojas, soy de Andalucía, un placer.

Le regale todas mis hojas, mis folios y me pregunte ¿Qué carajo hace una española en un curso de filete porteño del gobierno de la ciudad? No lo sé, pero ahí estaba ella.

Esta fue una de esas situaciones donde decide vencer al silencio, no solo que lo vencí, sino que me enamore de aquella hermosa actriz que apareció para cambiar mi vida. Ese día hablamos tanto que no pinté casi nada. Luego seguimos hablando cuando salimos de la clase,  continuamos hablando cena de por medio, y amanecimos hablando juntos en la misma cama.

Una semana  después la fui a despedir entre lágrimas al aeropuerto de Ezeiza, a las dos semanas estaba yo con mi mochila y mi pasaporte express desembarcando en el aeropuerto de Barajas (España).  14137824_1678144162505629_1437463988_nSin saber casi nada de ella tome un avión, cruce ese océano enorme y dieciocho horas después la sorprendí en Sevilla, más precisamente en el puente de Triana, ella no sabía absolutamente nada de mi llegada, y yo lo único que quería, era volver a sentir de nuevo esa mirada.

Hoy les traigo El Columpio” un cortometraje del director español Alvaro Fernandez Armero, ganador del premio Goya mejor cortometraje de ficción 1992. Con Coque Malla y una hermosa Ariadna Gil en plena juventud, espero que les guste.

Guest posting: “Las flores y el Agua” por Patty Rodriguez

Siempre le he dicho que usted me recuerda mucho a mí… Y creo que por eso le tengo un cariño diferente. Cuando la veo imagino que es como alguien en uno de esos viveros exclusivos. Comprando las plantas más bellas, el mejor abono, las macetas más lindas.

La gente que la ve de compras, se imagina que su jardín debe ser la envidia de la cuadra. Pues usted invierte tanto tiempo, esmero y dedicación en seleccionar cada detalle. Pero el problema es que su jardín esta marchitó, porque usted nunca lo riega.

Creé que por tener los mejores libros de jardinería, las selecciones más exquisitas en flores, el mejor abono importado ¡Con eso basta! ¡Y deja de lado lo más básico e importante que es el agua!!! Por ser una solución tan simple y efectiva; Por ser tan común la menosprecia. Y luego llora sobre su bello, exclusivo, caro jardín marchito…

Digan lo que digan. El agua siempre existirá pero usted sigue obstinada en comprar evian o fidji, cuando la solución esta en abrir el grifo del baño.

Guest posting: “Eso que nos hace brillar los ojos” por Pamela Diazgranados

pame definitivaPasé horas tratando de descifrar cómo empezaría este post pero no existe la forma correcta para empezar ya que no se trata de ser la gran escritora ni ganar un premio por él. Simplemente intentaré plasmar en un papel la idea que siempre me ha rondado la cabeza y la que me definió a hacerlo. Y poder dar a entender las veces que perdemos el sentido de las cosas buscando rótulos y títulos y lo disfrazamos con rutina.

Pero les puedo asegurar que esa es la esencia de su ser único. Les puedo asegurar que muchas cosas pueden llegar a cambiar por el pasar del tiempo o simplemente la vida pero eso va a permanecer. Permanece aunque no lo hayamos definido aún. Cada vez que estamos cerca padecemos los síntomas, puedo también decir que a veces los demás se dan cuenta y nosotros ni lo notamos o simplemente elegimos ignorarlo quizá porque lo vemos como algo imposible (es lo más probable) o quizá porque pensamos que no es lo suficientemente importante que otros hacen cosas mejores y entonces pasamos a la eterna lucha del ego y el yo verdadero. Y nos empezamos a preguntar todo el tiempo ¿Y por qué?

Cómo aprender a reconocerlo:

  1. No se puede comprender: la sintomatología es demasiado sencilla para los que les encantan las cosas complejas y la lógica no se puede aplicar a esto porque el yo verdadero no tiene lógica. Así que por más que lo intentes no se puede comprender no se puede saber porque es esto y no aquello.
  1. Aunque te define no se puede definir: cuando lo encuentras te define, le da sentido a tus porqués pero no puedes definirlo. No sabes porque al hacerlo te sientes como te sientes.
  1. Te cambia: cuando lo encuentras o estas cerca de él te cambia, eres otro, tus palabras salen descontroladas, tu corazón palpita rápido no lo puedes detener y aparece ese tan nombrado brillo en tus ojos y acaricias en ese instante la plenitud misma.
  1. Te hace invencible: así es cuando estás en contacto directo con tu esencia y haciendo eso para lo que naciste te haces invencible. La competencia no existe, tú sabes que en eso nadie te puede ganar. Aun si hay mejores tú lo haces con el alma, tú lo sientes en cada célula. Es inevitable.

No existe la duda, sólo certeza absoluta. Cuando estás haciendo eso no importa el mundo.

pamela guitarra

  1. No lo puedes expresar con palabras: ¿Alguna vez haz sentido algo que no puedes expresar con palabras? Algo de lo que empiezas a hablar emocionado, pero cuando estás hablando sólo consigues que tu receptor diga “Ah, sí, qué bueno, me alegro”. Las cosas especiales son así porque hay complicidad y la misma es la que le da el sabor a todo esto es la que sazona tu vida.
  1. Algo pasa: cuando lo estás haciendo algo pasa. Sí, algo pasa aunque parezca que hablando no logres nada mientras lo haces algo pasa se impregna de magia el lugar y no hay necesidad de explicarlo. Creo que de tanto pensar en el tema, me he convertido en cazadora de chispitas en los ojos y cuando las veo trato de avisarle a su emisor que su GPS está marcando lo cerca que se encuentra de la plenitud.

¡Me emociona!! El mundo sería otra cosa si buscáramos esas chispitas y si cada uno encontrara su propósito en la vida. La vida no es un ensayo.

Quizá si dejáramos de querer analizarlo todo lo podríamos sentir más a menudo y nuestra esencia podría entonces definirnos.

¿Cuándo fue la última vez que sentiste esto?

¿Cuándo fue la última vez que fuiste invencible?

Cuando al tratar de expresarte no te entiendan, sólo sonríe. Significa que estás en la plenitud y así como a los detalles de los enamorados, ¡mantenlo en secreto y vive!

 

Guest posting: “50 Relaciones Grises” por A. Coulson

¿Que relación tiene el éxito de 50 Sombras de Grey con el hecho de que muchos, alguna vez, terminemos envueltos en unas relaciones de mierda? Es la pregunta que nadie se hizo y a la que hoy de manera caprichosa vamos a tratar de encontrar una respuesta.

imagen-50

Fui a ver la película hace dos semanas y desde ahí que me da vueltas esta idea, más que nada porque siempre me pasa no entender porque varias amigas, personas que considero inteligentes, lindas, divertidas y fuertes, terminan en unas relaciones horribles en las que se dejan maltratar o engañar por un boludo con muchísima menos facha (y plata) que Mr Grey.

Para el que no sabe nada de la historia, la película (o el libro) nos cuenta la historia de Anastasia Steel, una joven estudiante de letras, insulsa, desarreglada, a la que nunca miran otros hombres  y que se siente mucho menos linda que su compañera de cuarto. Justamente esta última se enferma,  y como favor, Anastasia va en lugar de ella a entrevistar al joven multimillonario y playboy de Cristian Grey. En la entrevista ella se cae, no tiene lapicera, dice una boludez tras otra pero por alguna razón llama la atención de Mr Grey, y este la empieza a perseguir. A ella, a la que nunca miraron, de golpe es buscada por el hombre más buscado, FAIRYTALE.

Para mi el problema empieza ahí, donde curiosamente muchas ven la liberación sexual femenina, yo veo un “chicas quiéranse un poco”.

Para mantener una relación, Mr Grey le pide a Anastasia que firme un contrato en el que ella debe aceptar cosas tales como estar siempre dispuesta a tener relaciones sexuales todas las veces y de la forma que él desee. Comer sano y hacer ejercicio para estar siempre en forma. Aceptar que nunca van a dormir juntos en una misma cama. No tocarlo nunca y mucho menos salir en una cita o mostrarse en público. Si bien, es justo decir que no lo firmó, hace algo un poco peor, accede de palabra.

grey__7609_635x (2)

¿Que tiene que ver todo esto con que la mayoría termine teniendo relaciones de mierda? Piensen cada vez que aceptaron algo irracional solo porque el chico que les gusta las miro, les dio bola o las invito a salir. O peor, para no perder a ese chico que tanto les gusta, aceptaron cosas peores a estas. Al menos Mr Grey fue honesto (?) y desde un principio aclaró los términos y condiciones en un contrato. En cambio, se que muchas aceptaron de palabra cosas  que nunca fueron aclaradas.

La que leyó los libros me va a correr con que al final, el verdadero amor de ella lo salva de sus “50 sombras de oscuridad”, y que por ella cambió, y a mi esto me hace más ruido: ¿Cuántas dijeron alguna vez? -Yo se que conmigo no va a ser así, conmigo va a cambiar. Levante la mano el que alguna vez  escucho “yo se que engañó a todas las novias, pero a mi no me va cagar porque me quiere de verdad”.

Para mi en eso radica el éxito de 50 Sombras de Grey. No en el erotismo de la historia, no en el porno para madres como dijo Stephen King, el éxito se justifica ahí, en donde todas se ven identificadas, en algún punto, con la relación entre Anastasia y Cristian Grey. Las que alguna vez tuvieron o tienen este tipo de relación, quieren tener el final feliz que ella logra y cambiar para siempre a ese hombre, aunque en el camino terminen cediendo hasta lo último que les queda de dignidad. Ojo, esto no es algo puramente femenino. Estoy convencido que muchos hombres terminan en la misma situación.

Me encantaría decirles a modo de cierre que vayan a ver la película y cada uno saque sus propias conclusiones, intente ver en que momento de una relación fueron Anastasia, y en cuales fueron Mr Grey, pero creo que muchos no son lo suficiente sadomasoquistas, como para disfrutar de una película mala durante dos horas.

50_sombras_de_grey_quimica_1909_635x

El consejo de un experto: “Amor y Jugo de vida” por Carlos Reyna

La complejidad del Amor. Como construimos la idea del Amor:

Aquello que es del dominio de todos a nivel universal se hace particular con cada persona, el Amor es aquello que no se gana ni se merece, solamente se da.

carlos reyna

Esto del amor se obsequia de manera muy simple, solo se da o no, de distinta manera pero de una que responsabiliza eso que se siente.

En esta época donde nos domina la comunicación y que todos sabemos de todos en distintas partes del mundo, las revoluciones se gestan desde la idea de las masas y dichas masas, se encuentran a alcance de una mirada, desde cualquier red social.

Dichas redes depositan el estándar de solicitar el amor, que si es con dulces, con regalos, con dedicatorias de canciones, con fotos, con dedicatorias de frases y hashtag, todo novedoso que digan que se aman y se prometen lo que solo ahí se plasma.

Solo se olvida la forma y olvidamos que quien sea el indicado, conocerá nuestras rarezas en lo presencial y eso solo se da en la intimidad, lo que no se logra conocer en palabras de otro, ni menos a través de una red social.

Por otro lado, existe otra problemática que es la de sentirse estancado esperando que llegue el Amor. Las personas se llenan de frustración al salir a buscarlo y no encontrarlo a pesar de que ellas ya están abiertas y preparadas para estar en pareja. Es como querer avanzar cuando el semáforo está en rojo, y no se puede, de inmediato cambia a verde, avanzan algunos carros que estaban por delante pero no llegas a cruzar la calle porque el semáforo se puso nuevamente en rojo. Ya llegará el momento indicado en el que podamos avanzar libres cuando se pone nuevamente en verde, así que nunca sabes cuándo terminas por delante de aquellos que están detrás y algún ciclo estarán delante. Así es como el amor te impacta de repente y cuando no crees poder avanzar es cuando estas avanzando. Tratar de avanzar cuando todos esta detenido y cuando piensas que puedes hacerlo no te puedes mover. 

La especialidad en este tema te lo da el juego, distancia y cercanía del mismo, entonces todo conduce a la evolución de nuestras forma de comportamiento, todo lo que en presencia cerebral, es conocido, y no es posible la idea de no conocer, si en aprendizaje hay algo que este con anterioridad plasmado dentro de él.

Así como explicación de si para sí, si no hay eso el encontrar la relación que terminas teniendo es igual a la anterior no importando ser buena o mala.

Entonces el amor se complejiza y se olvida que no es un jugo grato solamente si no que la fruta contiene más partes y si evidentemente el jugo es parte pero no la totalidad.

En este proceso no hay que olvidar que lo aprendido no es más que algo que en casa se obtiene como normal y es parte de lo que se hace dentro de esa familia, como natural o cotidiano, es como se instala en la dinámica del individuo.

En un comportamiento nuevo se acompaña de un aprendizaje igual se llena de azar y contingencia y termina siendo igual en todo momento. Apostemos por la evolución y por el cotidiano cambio y así se encontrará la real aproximación al Amor.

Ahora cuando crees que estas enseñando a buscar o encontrar amor en realidad estas aprendiendo.

lentes carlos

MTFS. Carlos Fernando Reyna Gutiérrez

01(449)2801661

carlos.f.reyna.g@gmail.com

Guest posting: “El amor según una adolescence desequilibrada” por Bani

Cuando lo vi por primera vez supe perfectamente que no fue amor lo que sentí. Fue algo más fuerte, algo a lo que todavía no le encuentro forma de explicar. Ninguna de mis palabras puede hacerle justicia a aquel sentimiento.

Al mirar a través del brillante e intenso líquido de sus ojos, me sentí desnuda. Completamente vulnerable, como si en ese instante el tiempo hubiera empezado a desfasarse.

Estaba tan desorientada que apenas pude percibir que un dolor profundo se escondía detrás de su inexpresión. Había algo raro, algo que ya había notado cuando recién nos habíamos conocido, hacía poco más de un año. ¡Si me hubiera dado cuenta antes! Si mis ganas de decirle lo que sentía hubieran sido tan solo un poco más fuertes que el dolor que me paralizaba.

Solo me limite a decirle cada cosa que pasaba por mi mente. Estaba horriblemente nerviosa y con el estomago completamente revuelto, como si recién hubiera bajado de un lugar muy alto, pero lo que sentía en su compañía volvía la situación placentera.

Todos los problemas parecían esfumarse, hacerse a un lado. Mi preocupación por su bienestar se anteponía ante todo. Quería protegerlo, alejarlo de todo lo que le hiciera mal. La idea de verlo sufrir debilitaba mi propia existencia. Bajo ninguna circunstancia quería dejarlo ir. Despertar de ese hermoso sueño sería mucho más doloroso que el mismo infierno al que regresaría. Sabía que se iría y en cuestión de segundos solo sería un hermoso recuerdo.

Entonces él acarició mi mejilla y en la inmensa oscuridad se encendió una tenue luz. Había olvidado cómo se sentía… Si, eso era felicidad. Energía corriendo por mis venas.

El fue capaz de recorrer cada fragmento de mi alma en una milésima de segundo.  El ya me conocía, ya sabía quién era yo. De repente me inundo cierta calidez y con una voz curiosamente picara me dijo:

-¿Qué te pasa Luz? Hoy estas oscura.

Fue entonces cuando puse ver con claridad y recordar: No siempre había sido así. No tenia porque estar destinada a ser infeliz, la única que me había condenado era yo misma, y por lo tanto solo yo podría cambiarlo. Él no se merecía tener a su lado alguien así. Era apenas una sombra, un ser hueco. No podría aguantar mucho tiempo más. Quería curarme. Acabar con todo eso. Estaba más convencida que nunca.

—————————————————————————————————————–

La identidad real de la autora de este post, queda bajo el secreto profesional de los escritores anónimos amigos de Maria Antonieta. Por eso la autora hasta tanto este preparada a salir a la luz desea preservar por razones de seguridad su nombre bajo el seudónimo de “Bani”. 

—————————————————————————————————————–

Guest posting: “El hombre de mi vida” por Artemisa

Hay cosas para las que el ser humano nunca está preparado. No hay un momento oportuno, un punto exacto en el que digamos: Ok, estoy preparada para perder una parte de mi misma.

Desde niña soñaba con encontrar el hombre perfecto, el hombre que me haría feliz, que me cuidaría y me protegería eternamente por los siglos de los siglos, amén. Viviríamos felices y comeríamos perdices hasta el fin de nuestros días.

El hombre de mi vida, ese que siempre está por llegar.  Porque cuando estamos en una relación tampoco tenemos la certeza de si será este nuestro príncipe azul o todavía nos aguarda alguien nuevo, o mejor… O que nos querrá más o al que querremos más aún…

El hombre de mi vida lo tuve siempre enfrente, y es el que estuvo postrado hace unas semanas en una cama de hospital cogiendo mi mano, mirándome con ojos cansados. Le pregunto: -Papá, ¿me conoces?- Y me dice: -Claro, te conozco desde el día que naciste-.

El hombre de mi vida siempre cuidó que nada me faltara, que nadie me lastimara. Defendió a capa y espada mis derechos y se mató a trabajar por sacarme adelante sin pedir nada a cambio.

Me enseñó a seguir luchando cuando todo parecía perdido, porque era valiente. Tuvo una infancia difícil pero nunca se detuvo ante una adversidad y tampoco permitió que ninguno de los suyos lo hiciera.

Estuve a su lado en sus últimos días, viendo como se apagaba, mostrando una fragilidad que nunca antes pareció tener. ¡Papá sigue luchando, tú eres duro!!!… Soy duro,  pero ya no puedo seguir siéndolo, estoy muy cansado.

Su alma se escapaba y no pude hacer nada salvo estar a su lado, cuidándolo como él siempre hizo conmigo. No fue deber de hija, fue el deseo de poder devolverle una ínfima parte de todo lo que yo he recibido desde niña, con la certeza de que por mucho que yo hiciera nunca habrá compensando todo lo que él hizo por mí.

Reímos a pesar de todo con sus ocurrencias y su buen humor cuando las fuerzas se lo permitían.

Fueron dos semanas tristes, de muchas lágrimas, pero a su vez hubo una gran belleza en tanto dolor. Tanta que gente muere sola y él estuvo rodeado por toda su familia: Mi madre, sus hijos y sus nietos. Hemos creado una familia maravillosa le decía a mi madre dándole golpecitos en el dorso de la mano.

Y el hombre de tu vida se va y quisieras que el mundo parara en ese mismo instante. Pero el mundo sigue su camino y todo vuelve a su sitio con una normalidad que asusta.

Las calles se siguen llenando de gente, las tiendas siguen abriendo, la música sigue sonando, la vida sigue, pero no sigue igual… Desde entonces las noches duran el doble.

Que bonito fue saber que encontré al hombre de mi vida sin buscarlo. Cualquiera que ahora sea tu mundo,  mi amor siempre irá contigo.

*****************************************

Esta publicación fue escrita por Rosa Alarcon Torres, una gran amiga española, a quien solemos llamar “Artemisa”.  Rosa hace dos meses perdió a su Papá. Todas las perdidas son dolorosas y difíciles de sobrellevar, pero agradezco que confiara en mí para expresar en este espacio su dolor.

Ella también es una loca aventurera de los mares de Internet y escribe un blog sobre Amor y seducción. Los invito a que lo visiten:

www.serseductora.com

Guest posting: “Relaciones Abiertas” por Carolina Kaplan

Relaciones posesivas Vs. Relaciones felices (Abiertas, “Open Mind”)

Caro, foto definitiva

Como todos sabemos los celos sólo conducen a desgastar una relación -de pareja o de lo que sea- ¿Una frase cursi y hecha? ¡Sí, pero real y comprobada 100%!!!
Tengo una amiga que me cuenta estas cosas yo sólo cumplo en retransmitirlo.

De aquí en adelante a las relaciones felices, abiertas y/o open mind las denominaremos “solidarias”.

¿De qué hablamos cuando hablamos de “Relaciones Solidarias”? Ella me dice: Ante todo, debemos diferenciar los distintos tipos, condimentos y factores que llevan a una relación sincera y solidaria.

Tengamos en cuenta que la edad es un factor muy influyente. No podemos pretender no sentir celos entre los 15 y los 25 años (aprox.) cuando las hormonas manejan gran cantidad de nuestras emociones. Con lo cual, esa brecha queda excluida! Pero es importante que ellos vayan conociendo esta variante para ir preparando el “chip” para el momento que “crucen la barrera”.

A partir de los 25, si bien no es una regla general, la mayoría comenzamos a mantener relaciones más adultas y conscientes. Dicho esto, me permito afirmarles que todos a partir de ese momento podemos mantener una “vida solidaria”, ya que NO sólo se reduce a una relación solidaria, sino a un estilo de vida.

Es importante creer en uno mismo y tenerse confianza. Aceitado esto, los engranajes empiezan a girar…
Ella dice que en cuanto a los tipos de relaciones solidarias, hay diferentes grados de apertura, pueden ser al 100% abiertas! o al 80% / 60% / 40%, etc… Eso muchas veces NO se pacta directamente, pero con mensajes subliminales y mucha conexión entre ambos queda bien claro.
Es todo un juego (de seducción) descubrir y pautar estas reglas.

¿Los condimentos? ¡Mucha pimienta!! jeje. Para ser más específica: imaginación, conocimiento, auto-control y mucha CONFIANZA.
Hagamos un stop en este último. Confiar en lo que sentimos y siente la otra persona por nosotros.
En este estilo de vida, esa palabra tiene un peso y sentido diferente. Se deposita confianza en la otra persona, desde el punto de vista de entrega del ser. El cuerpo, es otro tema… menor.
Lejos, lejísimos está el concepto de la antítesis: Desconfianza = engaño. ¡No existe el engaño!!!

Mi amiga dice que uno comienza a transitar un camino más liviano, libre y relajado, dado que elimina desde un comienzo esos sentimientos feos: Celos, posesión, etc. ya que estos sólo destruyen relaciones.

Mi amiga me contó que la llave a este estilo “solidario” fue convencerse firmemente que el amor tiene autonomía y que el cuerpo sólo cumple con satisfacer necesidades.

También me dijo: ¿Qué tiene de malo amar y… (sin libertinaje) si alguien me gusta “químicamente”, tener una relación carnal? -YO sólo la escucho, NO opino- Siguió diciéndome: La punta del ovillo empieza a encontrarse a partir del famoso dicho: “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

Desde ese primer paso, uno comienza a “ablandarse” y en el camino el resto de las conductas de a poco se van re-educando.
Las relaciones solidarias, dice, son más divertidas y sanas. Son conscientes, auténticas y a diferencia de lo que muchos creen: Tienen como base un amor MUY profundo y MUY adulto.
Desde allí perduran mucho más y fluyen naturalmente…

Mi amiga siempre me dice… ¡Es un camino de ida! 🙂
Modificar los patrones no es tarea fácil, pero hacer un cambio positivo nos asegura neutralizar el Karma y quien les dice vivir una vida menos…

Moraleja: Ella dice que puede asegurar que se vive felizmente el resto de “esta vida”.

IMG_20448635258433

Agradecimiento especial: Dr. Zen – por acompañar el proceso.

Guest posting: “Perfume” por Alexis Clerici

293170_4396427757682_1137309700_n

No sé por qué, pero la lluvia baja las defensas del inconsciente y como agua desbordada los recuerdos simplemente brotan.

Me inundan, me mojan, me ahogan…

Vuelve a mí una mirada entre mechones de pelo, calles que ya no camino… esa persona que ya no veo. Viejos perfumes.

…será amor? …fue amor? …siento hoy amor?

De la nada, las preguntas no hacen más que despertar otras tantas preguntas… que a su vez desparraman mil respuestas.

Los días pasan y ese pequeño oasis de nostalgia se diluye y el hoy me abarca, me abraza.

Mañana de llovizna, el apuro de la rutina y, de nuevo, un hilo de colores indefinidos, imperceptible a la vista, me trae ese viejo perfume que creía haber olvidado, y como una compuerta desvencijada, se rompe, estalla, se hace añicos…. y sin querer, sin poder, sin hacer… me sumerjo en el ayer…y otra vez te veo. Me sonreís, me hablas… te vuelvo a ver como esa vez en donde todo era certeza… donde el aire me escaseaba en el pecho, te veo….te veo….hasta que el tiempo te vaya borrando… y tu cara ya no sea tu cara, sino el recuerdo del recuerdo de ella…. y todo se diluya hasta casi desaparecer…

Solo que un día … sin querer y detrás de la masa gris de abrigos, maletines y bufandas… me llegue tu perfume y entre recuerdos vuelvas a aparecer como esa primera vez.

Guest posting: “Esclavo de la canción” por Pablo Perez

Y uno escribe nomás, cuando la cabeza ya no puede retener más pensamientos y una mano con una simple birome sirve de conexión para transportar las ideas al papel.

Las palabras bajan sobre mi brazo, acompañadas de imágenes y recuerdos tan visibles que hasta las puedo ver llorar y reír. A veces con ellas puedo darme el lujo de escribir canciones. Así es cuando disfruto y me digo “estoy liberado!”

La primera impresión es esa: superé mis recuerdos, los pude olvidar, me pude desprender de ella, ya es parte de un pasado escrito en un papel. Pasado el tiempo esa canción se vuelve presente cada vez que la cito, es ahí donde me doy cuenta que no la superé y que en realidad estoy preso de sus estrofas, mis palabras, sus palabras.

La música es el último recuerdo imborrable que queda vivo de ese amor, de esa vida. Y ahora no solo mi mente y mis brazos están presos, sino que también toma mis oídos, y lo más increíble es que no quiero dejar de escribir y no puedo dejar de recordar.