Castillos en el Aire.

Siguiendo con la linea de la memoria emotiva, mi profesor de teatro nos pidio que le llevemos a la clase un texto que fuera muy signiticativo de nuestra infancia. Asi fue como recorde que cuando estaba en cuarto grado de la escuela primaria, me tope con la canción de Alberto Cortez “Castillos en el Aire”.

Debo ser una persona muy aferrada al pasado (?) porque recuerdo fotograficamente toda la escena de aquella clase. La maestra nos entrego una fotocopia con la letra de la canción en forma de poema, yo la pegue en una de mis hojas rivadavia en mi carpeta y la remarque con marcador rosa.

Adoraba tanto ese poema, que negue su musica por años. No sabia por que era tan llamativo para mí, pero me sentia tan feliz de leerlo, y leerlo tanto… que ya lo sabia de memoría.

Se los comparto, ojala Uds. puedan flashear como yo lo hago al leerlo. Y más al escuchar la música en el video. Porque estan super bien marcados los estados de animo interpretativos.

—————-

Quiso volar igual que las gaviotas,
Libre en el aire, por el aire libre
Y los demás dijeron, ¡Pobre idiota,
¡No sabe que volar es imposible!

Más él alzó sus sueños hacia el cielo
Y poco a poco, fue ganando altura
Y los demás, quedaron en el suelo
Guardando la cordura.

Y construyó, castillos en aire
A pleno sol, con nubes de algodón,
En un lugar, adonde nunca nadie
Pudo llegar usando la razón.

Y construyó ventanas fabulosas,
Llenas de luz, de magia y de color
Y convocó al duende de las cosas
Que tiene mucho que ver con el amor.

En los demás, al verlo tan dichoso,
Cundió la alarma, se dictaron normas,
“No vaya a ser que fuera contagioso…”
Tratar de ser feliz de aquella forma.

La conclusión, es clara y contundente,
Lo condenaron por su chifladura
A convivir de nuevo con la gente,
Vestido de cordura.

Por construir castillos en el aire
A pleno sol, con nubes de algodón
En un lugar, adonde nunca nadie
Pudo llegar usando la razón.

Y por abrir ventanas fabulosas,
Llenas de luz, de magia y de color
Y convocar al duende de las cosas
Que tienen mucho que ver con el amor.

Acaba aquí la historia del idiota
Que por el aire, como el aire libre,
Quiso volar igual que las gaviotas…
Pero eso es imposible.

—————-

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *