Breaking The Wall

Pink Floyd The Wall portada

La semana pasada volví a escuchar el disco entero “The Wall” de Pink Floyd. Fue la tarea que nos dejo uno de mis profesores de música. A mi personalmente me encanta escuchar la música de Pink Floyd, porque me transporta mágicamente a mi infancia.

Recuerdo cuando era niña que mi Papá solía escuchar además de Pink Floyd los discos de Spinetta; Charly Garcia; Vox Dei y Virus entre otros… Mientras mi Mamá escuchaba mucho a Queen; Pedro y Pablo; y las canciones de Patricia Sosa. Ellos eran padres muy jóvenes a los cuales les gustaba mucho escuchar música. 

La lista seria interminable si intentara recordar todas las canciones que escuche en mi infancia. Lo que si recuerdo muy bien porque quedo grabado en mi retina, es la tapa del disco de Almendra: Tenia dibujado una especie de nadador vestido de rosa, llorando con una flecha de juguete en la cabeza. Siempre que veía ese disco sentía ganas de abrazar a ese personaje para que dejara de llorar… 

almendra1[1]Quizás es por haber crecido escuchando música, que el día que mi Papá se fue de casa y perdimos el contacto con él por más de dos años. Cada vez que lo extrañaba mucho, escuchaba sus canciones favoritas. Era mi forma de tenerlo presente. Al escuchar su música sentía como las melodías y las letras de sus canciones me envolvieran en un cálido abrazo, sintiéndome segura. La música llenaba con sus armonías su ausencia. Escuchando y disfrutando de los discos que él solía escuchar y disfrutar yo sentía por unos instantes que mi Papá volvía a estar conmigo, volvía a estar presente en mi vida.

Hasta el día de hoy sigo llenando vacíos y ausencias con música. Porque cada vez que alguien que quiero mucho se va o no puede estar, yo lo hago presente escuchando sus canciones favoritas. Así fue como pasaron Familiares, amigos y novios… Cada una de esas personas fue dejando en mí sus gustos musicales que luego hice propios al disfrutarlos tanto como ellos lo hacían.

Todas las personas vamos dejando en el otro parte de nosotros, la música habla mucho de nuestra personalidad y forma de ser. Por eso es que quizás decidí intentar derribar al igual que Roger Waters el muro que creamos para protegernos del mundo exterior, y en mi caso enfrentar mis miedos y empezar a estudiar canto. No hay nada más liberador que transmitir todo aquellos que sentimos a través de la música. Quizás ahora no lo haga bien completamente, pero para hacer realidad un sueño de libertad hay que empezar algún día aunque sea martillando el muro de nuestros bloqueos.

5 pensamientos en “Breaking The Wall

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *