Guest posting: “Relaciones Abiertas” por Carolina Kaplan

Relaciones posesivas Vs. Relaciones felices (Abiertas, “Open Mind”)

Caro, foto definitiva

Como todos sabemos los celos sólo conducen a desgastar una relación -de pareja o de lo que sea- ¿Una frase cursi y hecha? ¡Sí, pero real y comprobada 100%!!!
Tengo una amiga que me cuenta estas cosas yo sólo cumplo en retransmitirlo.

De aquí en adelante a las relaciones felices, abiertas y/o open mind las denominaremos “solidarias”.

¿De qué hablamos cuando hablamos de “Relaciones Solidarias”? Ella me dice: Ante todo, debemos diferenciar los distintos tipos, condimentos y factores que llevan a una relación sincera y solidaria.

Tengamos en cuenta que la edad es un factor muy influyente. No podemos pretender no sentir celos entre los 15 y los 25 años (aprox.) cuando las hormonas manejan gran cantidad de nuestras emociones. Con lo cual, esa brecha queda excluida! Pero es importante que ellos vayan conociendo esta variante para ir preparando el “chip” para el momento que “crucen la barrera”.

A partir de los 25, si bien no es una regla general, la mayoría comenzamos a mantener relaciones más adultas y conscientes. Dicho esto, me permito afirmarles que todos a partir de ese momento podemos mantener una “vida solidaria”, ya que NO sólo se reduce a una relación solidaria, sino a un estilo de vida.

Es importante creer en uno mismo y tenerse confianza. Aceitado esto, los engranajes empiezan a girar…
Ella dice que en cuanto a los tipos de relaciones solidarias, hay diferentes grados de apertura, pueden ser al 100% abiertas! o al 80% / 60% / 40%, etc… Eso muchas veces NO se pacta directamente, pero con mensajes subliminales y mucha conexión entre ambos queda bien claro.
Es todo un juego (de seducción) descubrir y pautar estas reglas.

¿Los condimentos? ¡Mucha pimienta!! jeje. Para ser más específica: imaginación, conocimiento, auto-control y mucha CONFIANZA.
Hagamos un stop en este último. Confiar en lo que sentimos y siente la otra persona por nosotros.
En este estilo de vida, esa palabra tiene un peso y sentido diferente. Se deposita confianza en la otra persona, desde el punto de vista de entrega del ser. El cuerpo, es otro tema… menor.
Lejos, lejísimos está el concepto de la antítesis: Desconfianza = engaño. ¡No existe el engaño!!!

Mi amiga dice que uno comienza a transitar un camino más liviano, libre y relajado, dado que elimina desde un comienzo esos sentimientos feos: Celos, posesión, etc. ya que estos sólo destruyen relaciones.

Mi amiga me contó que la llave a este estilo “solidario” fue convencerse firmemente que el amor tiene autonomía y que el cuerpo sólo cumple con satisfacer necesidades.

También me dijo: ¿Qué tiene de malo amar y… (sin libertinaje) si alguien me gusta “químicamente”, tener una relación carnal? -YO sólo la escucho, NO opino- Siguió diciéndome: La punta del ovillo empieza a encontrarse a partir del famoso dicho: “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

Desde ese primer paso, uno comienza a “ablandarse” y en el camino el resto de las conductas de a poco se van re-educando.
Las relaciones solidarias, dice, son más divertidas y sanas. Son conscientes, auténticas y a diferencia de lo que muchos creen: Tienen como base un amor MUY profundo y MUY adulto.
Desde allí perduran mucho más y fluyen naturalmente…

Mi amiga siempre me dice… ¡Es un camino de ida! 🙂
Modificar los patrones no es tarea fácil, pero hacer un cambio positivo nos asegura neutralizar el Karma y quien les dice vivir una vida menos…

Moraleja: Ella dice que puede asegurar que se vive felizmente el resto de “esta vida”.

IMG_20448635258433

Agradecimiento especial: Dr. Zen – por acompañar el proceso.

Breaking The Wall

Pink Floyd The Wall portada

La semana pasada volví a escuchar el disco entero “The Wall” de Pink Floyd. Fue la tarea que nos dejo uno de mis profesores de música. A mi personalmente me encanta escuchar la música de Pink Floyd, porque me transporta mágicamente a mi infancia.

Recuerdo cuando era niña que mi Papá solía escuchar además de Pink Floyd los discos de Spinetta; Charly Garcia; Vox Dei y Virus entre otros… Mientras mi Mamá escuchaba mucho a Queen; Pedro y Pablo; y las canciones de Patricia Sosa. Ellos eran padres muy jóvenes a los cuales les gustaba mucho escuchar música. 

La lista seria interminable si intentara recordar todas las canciones que escuche en mi infancia. Lo que si recuerdo muy bien porque quedo grabado en mi retina, es la tapa del disco de Almendra: Tenia dibujado una especie de nadador vestido de rosa, llorando con una flecha de juguete en la cabeza. Siempre que veía ese disco sentía ganas de abrazar a ese personaje para que dejara de llorar… 

almendra1[1]Quizás es por haber crecido escuchando música, que el día que mi Papá se fue de casa y perdimos el contacto con él por más de dos años. Cada vez que lo extrañaba mucho, escuchaba sus canciones favoritas. Era mi forma de tenerlo presente. Al escuchar su música sentía como las melodías y las letras de sus canciones me envolvieran en un cálido abrazo, sintiéndome segura. La música llenaba con sus armonías su ausencia. Escuchando y disfrutando de los discos que él solía escuchar y disfrutar yo sentía por unos instantes que mi Papá volvía a estar conmigo, volvía a estar presente en mi vida.

Hasta el día de hoy sigo llenando vacíos y ausencias con música. Porque cada vez que alguien que quiero mucho se va o no puede estar, yo lo hago presente escuchando sus canciones favoritas. Así fue como pasaron Familiares, amigos y novios… Cada una de esas personas fue dejando en mí sus gustos musicales que luego hice propios al disfrutarlos tanto como ellos lo hacían.

Todas las personas vamos dejando en el otro parte de nosotros, la música habla mucho de nuestra personalidad y forma de ser. Por eso es que quizás decidí intentar derribar al igual que Roger Waters el muro que creamos para protegernos del mundo exterior, y en mi caso enfrentar mis miedos y empezar a estudiar canto. No hay nada más liberador que transmitir todo aquellos que sentimos a través de la música. Quizás ahora no lo haga bien completamente, pero para hacer realidad un sueño de libertad hay que empezar algún día aunque sea martillando el muro de nuestros bloqueos.