Ensayo cover – The Moon Song

 

Subí a través del blog el audio del ensayo de una de las canciones que estoy preparando para grabar en vídeo próximamente 

Como solo estoy jugando los errores ya no me asustan tanto…

Y ademas me avalo en las palabras de Miles Davis, quien dijo: “No teman a los errores. No hay ninguno”.

 

 

Guest posting: “Perfume” por Alexis Clerici

293170_4396427757682_1137309700_n

No sé por qué, pero la lluvia baja las defensas del inconsciente y como agua desbordada los recuerdos simplemente brotan.

Me inundan, me mojan, me ahogan…

Vuelve a mí una mirada entre mechones de pelo, calles que ya no camino… esa persona que ya no veo. Viejos perfumes.

…será amor? …fue amor? …siento hoy amor?

De la nada, las preguntas no hacen más que despertar otras tantas preguntas… que a su vez desparraman mil respuestas.

Los días pasan y ese pequeño oasis de nostalgia se diluye y el hoy me abarca, me abraza.

Mañana de llovizna, el apuro de la rutina y, de nuevo, un hilo de colores indefinidos, imperceptible a la vista, me trae ese viejo perfume que creía haber olvidado, y como una compuerta desvencijada, se rompe, estalla, se hace añicos…. y sin querer, sin poder, sin hacer… me sumerjo en el ayer…y otra vez te veo. Me sonreís, me hablas… te vuelvo a ver como esa vez en donde todo era certeza… donde el aire me escaseaba en el pecho, te veo….te veo….hasta que el tiempo te vaya borrando… y tu cara ya no sea tu cara, sino el recuerdo del recuerdo de ella…. y todo se diluya hasta casi desaparecer…

Solo que un día … sin querer y detrás de la masa gris de abrigos, maletines y bufandas… me llegue tu perfume y entre recuerdos vuelvas a aparecer como esa primera vez.

Maria Antonieta contra las frases hechas

Quiero hacer público mi odio hacia aquellas personas que repiten frases hechas sin entender su sentido. Me indigna mucho escuchar como la mayoría de las personas repiten como loritos frases que ni siquiera entienden. ¡Los odio tanto que les partiría una silla en la cabeza!!! Ahahahaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhh

Utilizar una frase hecha requiere de un grado muy elevado de responsabilidad. Para utilizarlas correctamente es necesario, mejor dicho: “Es un deber ciudadano entenderlas primero”. De nada sirve decirlas fuera de contexto, porque las frases hechas fueron creadas a lo largo de la historia de la humanidad para contener a una persona ante un determinado problema y/o conflicto de la vida.

Al decirlas fuera de contexto se produce una desconexión emocional entre el emisor y el receptor del mensaje. Y no hay nada más horrible en el mundo que no sentirse entendido. A fines didácticos vamos a poner un ejemplo, la gente dice:

-Para estar bien con alguien primero tenes que estar bien con vos misma- Y agregan -Seguro que queres estar con él solo porque te sentís sola, ¡No es amor, es necesidad!

¡No seamos hipócritas!!! No existe algo más hermoso en la vida que COMPARTIR. Es maravilloso pasar tiempo con alguien que te hace sentir bien. Y eso no significa que no disfrutes de tus momentos de soledad. Significa simplemente que todos disfrutamos de la compañía tanto como de aquellos momentos de soledad. Es normal y totalmente entendible que las personas quieran pasar más tiempo con otras personas.

Precisamente en ello consiste el amor: en que dos personas solitarias se protegen la una a la otra, se tocan y se hablan. (dijo Rainer Maria Rilke)

Así que a la próxima persona que escuche utilizar mal una frase hecha voy a responderle con otra frase hecha que acabo de inventar:

¡MEJOR HACETE COGER POR UN ELEFANTE!

 Los amo, atentamente.

 Maria Antonieta

Soltar

No sé quien escribió este texto… Pero cuando lo lean, se van a dar cuenta que perfectamente cualquiera de nosotros podía haberlo escrito.

SI NO TRAE ALEGRÍA A TU VIDA… SUELTA.
Si no te ilumina ni te construye… SUELTA.
Si permanece pero no crece… SUELTA.
Si te procura seguridad y así te evita el esfuerzo de desarrollarte… SUELTA.
Si no brinda reconocimiento a tus talentos… SUELTA.
Si no acaricia tu ser… SUELTA.
Si no impulsa tu despliegue… SUELTA.
Si dice pero no hace… SUELTA.
Si no hay lugar en su vida para tí… SUELTA.
Si intenta cambiarte… SUELTA.
Si se impone el “yo”… SUELTA.
Si son más los desencuentros que los encuentros… SUELTA.

SOLTATE… la caída será mucho menos dolorosa que el dolor de mantenerte aferrada a lo que NO ES.

Guest posting: “La alquimia del dolor” por Anabella Calioglu

Cuando pensas que de verdad lograste olvidarlo, vuelve en sueños para recordarte que eso no pasó. Pero de la manera más horrible.

Se mete en tu cama, toca tu ropa, tus cosas y se adueña de tu espacio. De manera que cuando te despiertes no tengas otra opción que esconder o tirar lo que él en sueños tocó para no recordarlo.

Soñar con esa persona no es doloroso. Lo doloroso es despertar. Despertar y saber que él no está a tu lado. Despertar y pensar que él puede no estar pensando en vos. Y claro, todas las suposiciones masoquistas posibles.

Creo que lo mejor que se puede hacer con ese dolor es sublimarlo. Sublimar es, por ejemplo, lo que estoy haciendo yo ahora. Transformo sentimientos en una actividad artística y/o intelectual. Llevamos todo ese dolor a tareas creativas y de esa manera nos sentimos mejor con nosotros mismos. Mejor sería, si eso que sublimamos nos animamos a compartirlo y de esa manera generamos empatía. Nadie esta diciendo que te vas a olvidar de esa persona. Pero si te das una posibilidad y dejas fluir tu lado artístico quien te dice te terminas amando más a vos.

Filosofía estoica

La primera materia que aprobé en la universidad fue filosofía. Tenía 17 cuando ingrese a estudiar Ciencias Económicas en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Estaba inscripta en la carrera de Contador Público Nacional y al contrario que a la mayoría de mis compañeros, yo amaba las clases de Introducción a la filosofía, dictadas por el profesor Ricardo Orzeszko.

Recuerdo una fría tarde de invierno en la cual Orzeszko nos hablo sobre Epícteto. Un filosofo perteneciente a la escuela estoica, quien había vivido la mayor parte de su vida como esclavo. Jamás voy a olvidar esa clase, las horribles historias de torturas, sumadas al tétrico crujir de la madera que provocaban los pasos de mi profesor (quien caminaba de un extremo al otro del aula), crearon el angustiante y oscuro contexto inolvidable.

Mediante crueles castigos Epícteto fue torturado con frecuencia por su amo. Cruel personaje capaz de desfigurarlo y mutilarlo. Durante las torturas Epícteto siempre se mantuvo tranquilo e imperturbable. Cuenta la historia que mientras el instrumento de tortura iba torciéndole la pierna, se limitó a decirle a su verdugo: “¡Mira que la romperás!” Y cuando, finalmente, la pierna llegó a quebrarse, Epíteto añadió sencillamente: “¡Ya te lo dije!”

Mi mente frente a tan horrible y perturbadora historia había quedado completamente anulada. No lograba entender como alguien podía haber aguantado tanto dolor y había permanecido “estoicamente imperturbable”.

-Podrás tener mi cuerpo, pero jamás tendrás mi alma- Agrego Orzeszko (mientras nos miraba de costado con cara de malhumorado). Así es como yo recuerdo a uno de los mejores profesores que tuve en la vida. Esas palabras siempre están dando vueltas por mi mente, y en vez de aclarar mis ideas me generan más interrogantes…

¿Qué tan libres somos cuando nos enamoramos verdaderamente?

¿Si entregamos nuestra alma y la mayoría de nuestros pensamientos a la persona amada, somos prisioneros del amor?

¿Es delgada la línea entre el amor verdadero y la obsesión hacia una persona?

20140309_210446

Epícteto al igual que Sócrates jamás dejo sus pensamientos por escrito. Fueron sus discípulos los que escribieron libros sobre sus enseñanzas. Es por eso que siguiendo con la línea de pensamiento de la escuela estoica, y para finalizar, quiero dejarles una de sus máximas. Dice algo así como…

PENSAMIENTO POSITIVO: Si alguien confiara el cuidado de tu cuerpo al primero en llegar, te indignarías; y cuando tú mismo abandonas tu alma al primero en llegar, a fin de que, si te injuria, tu alma será confundida y turbada, ¿no te avergüenzas de ello?