Capítulo I: Intentando una vida libre de dramas.

Siempre sostuve y sigo sosteniendo que el tiempo cura todas las heridas. No solo cura heridas, sino que también nos da esas respuestas que tanto buscábamos. Pero el tiempo no es mágico, hay que ayudarlo con actitud y acción. Es por eso que quizás lo que me esmero en enseñar en este blog, es simplemente lo que más necesito aprender…

Pues si ayer decidí terminar definitivamente con el drama, entonces es momento de mantener esa decisión. Todo en la vida se compone de 20% decisión y 80% acción. De nada sirve que diga: “Voy a ser diferente” y al rato siga haciendo la misma mierda.

Pero debo reconocer que el cambio me asusta un poco. Porque si llevo los últimos 10 años de mi vida (que es el tiempo que estuve en terapia) hablando y hablando de mis inseguridades. Entonces todos mis accesos directos llevan al drama absoluto.

¿Como voy a hacer para tener temas de conversación que no incluyan crisis existenciales?

¿De qué mierda voy a hablar si no hablo de mis inseguridades?

¿Qué tema de conversación voy a tener?

Muchas preguntas, pocas respuestas. Pero antes de ir a terapia, recuerdo que solia hablar del clima… y era feliz. Dicen que adquirir un nuevo hábito lleva 66 días de voluntad. Como me gusta más el número 69, vayamos por 69 días… jaja Quizás solo necesito 69 días de no hablar de dramas o conflictos.

Ya no quiero volver a ver a un psicólogo, si todo se reduce a sentido común. Una persona con alta autoestima simplemente satisface sus necesidades. Si tiene hambre; come. Si se siente sola; llama a sus amigos o visita a su familia. Y las mejores recetas son las que provienen de uno mismo. Entonces solo necesito hablar del clima y fin del problema.

Hay una frase que dice: “Si no eres feliz con lo que tienes, menos lo serás con lo que te falta”. No se si aplica al caso, pero me gusta. Debería tenerla presente cuando me den ganas de explicar lo feliz que seria cuando sepa cantar afinada…

En fin, veremos que tal me va estos días hablando del clima… jajaja

Screenshot_2014-02-28-14-33-13

El día que toque fondo y dije ¡BASTA!!!

Ayer luego de llorar por horas y horas, al verme por accidente en el espejo del baño note que mis ojos estaban extremadamente hinchados. No solo me veía triste, sino que también me sentía terriblemente mal. Había despertado inestable. Una tontería desemboco en horas de llanto descontrolado. Lloraba a los gritos (no para molestar a mi vecina) sino porque el dolor y el miedo que sentía me estaban matando.

Explote cuando caí en la cuenta de que estaba repitiendo los mismos dramas solo que con diferentes rostros. Estaba reviviendo el mismo conflicto, los mismos sentimientos con otras personas. Las personas cambiaban pero el problema siempre era el mismo. Una suerte de obra de teatro que se reestrena en un nueva sala, con nuevo elenco excepto que siempre la protagonista, productora y directora era yo.

Citemos el tan trillado y cursi ejemplo de “la pileta de natación”. Cuando una persona se está hundiendo en la parte más profunda de una pileta de natación, llega un momento en el cual no se puede ir más abajo, porque nuestros pies tocan el piso y en ese momento en el cual tocamos fondo, podemos impulsarnos para salir a flote o podemos decidir quedarnos en el fondo, y morir ahogados. ¡Usted elige! Es un hecho que no todos saben nadar y también es verdad de que no siempre se esta en el agua por decisión propia. Pero la mayoría de los adultos aprendió a nadar o por lo menos aprendió a relajarse y poder flotar…

Claramente hice un poco de drama con quienes sabia que iban a estar para contenerme… Los amigos son claves en épocas de crisis. Pero ¿para que llegar a ese extremo? ¿Por qué necesitamos lastimarnos y lastimar al otro para reaccionar?

Si me odio a mi misma por ponerme de esa forma y repetir los mismos errores ¿Por qué lo hago?

Así que me dije a mi misma: ¡YA BASTA!!!! ¡ESTOY CANSADA DE ESTO!!!

La vida es simple, las cosas pasan y no siempre tenemos control sobre ellas. Las personas no nos pertenecen y ninguna relación vale la pena si no es en libertad.

Aceptar la realidad es la mejor forma de salir a flote. Cuando hacemos algo que nos lastima y atenta contra nuestra persona simplemente hay que dejar de hacerlo.

SHOT-IT

El consejo de un experto: “Autoestima y pareja” por Fernando Alonso

945081_522635731107288_668730647_nTanto en mi trabajo como psicoterapeuta, como en mi vida personal, continuamente me encuentro con personas que tienen muchas preguntas sobre el amor y las relaciones de pareja… y entre esas, algunas de las que más se repiten, y que considero de mayor importancia en psicología y salud mental, son:

¿Por qué queremos estar con quien queremos estar?

¿Por qué hay personas que soportan ser maltratadas por sus parejas?

¿Por qué si la otra persona no me quiere, sigo deseando intensamente estar con él/ella?

¿Por qué hay personas que tienen relaciones satisfactorias y saludables, y hay otras que tienen relaciones sufrientes y enfermizas?

Sin lugar a dudas, un tema que tienen en común todas esas preguntas es el de la autoestima, y por eso este artículo trata sobre autoestima y relaciones de pareja.

Los seres humanos, como especie, tenemos la gran necesidad del sexo y la reproducción, y la gran mayoría de nosotros, hemos sentido y seguiremos sintiendo una gran atracción por otras personas.

Sin entrar en detalles, tenemos programas básicos que nuestra larga historia evolutiva nos ha dado para elegir a una persona especial de entre las demás, copular con esa persona, reproducirnos y quedarnos juntos en pareja.

Estamos destinados al emparejamiento, gracias a nuestra arquitectura biológica. Pero acaso, ¿Nuestra constitución básica como especie es lo único que entra en juego en esto de las relaciones de pareja?

Por supuesto que no.

El sentido evolutivo explica porqué es importante para nosotros tener relaciones de pareja, sin dejar de lado que las relaciones también se tienen por placer, diversión, acompañamiento, etc. Pero no explica cómo lo hacemos, ni porqué lo hacemos como lo hacemos.

Las elecciones que hacemos de pareja, y cómo nos relacionamos, están determinadas por las ideas que tengamos sobre nosotros mismos, sobre el mundo, las ideas culturales y personales sobre el amor y las relaciones, el ejemplo que recibimos de la pareja que formaron nuestros padres, y de los patrones de búsqueda de afecto, reconocimiento, pertenencia, etc. que desarrollamos en nuestro seno familiar.

Lo sé, suena complicado, así que vámonos por partes.

En la infancia y adolescencia, formamos las principales ideas sobre nosotros mismos y sobre los demás, por el trato que recibimos, por las reglas y roles que jugamos en nuestras familias de origen, y por las pautas de comportamiento que tuvimos que desarrollar para adaptarnos a nuestro entorno familiar, y satisfacer las necesidades de afecto, pertenencia, reconocimiento, y otras que como se ha comprobado, son innatas.

Conforme a eso, crecemos con ideas sobre cuanto valemos, qué tanto merecemos cosas buenas de la vida, qué tenemos prohibido y qué no, etc.

Si fuimos tratados con desprecio y descalificación, se nos encargó rescatar a algún pariente (creando una dependencia), cargamos con los síntomas de enfermedad familiar, se nos comparó negativamente con nuestros hermanos, se nos incluyó en la relación de pareja de nuestros padres de alguna forma, y un largo etc…

Es mucho más probable que de adultos nos sintamos desvalorizados y poco merecedores, de tal forma que será probable que nos tratemos a nosotros mismos como fuimos tratados, sin importar si ese maltrato sigue ocurriendo o no en el presente.

A grandes rasgos es así cómo desarrollamos nuestro sentido de valía y las maneras de tratarnos a nosotros mismos; lo que comúnmente conocemos como autoestima.

Además las pautas (patrones de comportamiento que se repiten inconscientemente) de búsqueda de afecto, las llevaremos fuera de nuestro sistema familiar, pues se habrán estructurado en nuestras mentes como funcionales para otros contextos, por lo cual es muy seguro que esas maneras de conseguir afecto la repetiremos de alguna forma a la hora de buscar pareja y de relacionarnos con ella, así como en otras relaciones sociales.

De tal suerte que si desarrollamos la pauta de aguantar maltrato, descalificación e incluso violencia para conseguir un poco de afecto, eso mismo es lo que buscaremos en nuestras relaciones extra familiares, incluidas las de pareja.

Y eso, aunado a que si tuvimos un ejemplo de pareja neurótica de nuestros padres, soportaremos relaciones no satisfactorias, pues esas relaciones irán de acuerdo con aquello que hemos aprendido que es el amor, las relaciones de pareja, y lo que valemos y merecemos en la vida.

En otras palabras, aunque el maltrato o el rechazo lastimen, esa forma de relación se ve como la única manera de conseguir amor.

Y entonces ¿a quien se ha de buscar para repetir esas pautas?

A quien se perciba que es la persona indicada para repetirla. Esto se aplica tanto para la salud como para la patología, pero aquí, la patología es lo que nos importa.

Ejemplos: Hombres patanes que engañan a las mujeres y juegan con ellas, personas descalificadoras, personas violentas, personas ambiguas que no te dejan claro si son amigos o algo más, personas que te maltratan o se aprovechan de ti de alguna forma.

¿Es correcto afirmar que una mujer que sufre de violencia disfruta el maltrato, o que es masoquista?

De ninguna manera. A nadie le gusta el dolor físico ni emocional. Simplemente, en un nivel profundo de la mente, se es necesario formar parte de una relación así, para repetir la pauta desarrollada, y que se confirmen las ideas sobre el amor, y las ideas de cuanto mereces y cuanto vales.

En alguna película se dice la frase: “aceptamos el amor que creemos merecer”. Y en este contexto, es verdad.

Desafortunadamente, nuestras ideas de autoestima, auto valoración y merecimiento, no se pueden cambiar tan fácilmente, pues sería como quitarle a una persona la única forma que conoce de entenderse a si mismo y al mundo, y eso, para nosotros como sistemas vivos es algo fatal.

En el mejor de los casos, las maneras de tratar de cambiar esas ideas y pautas, que son propuestas por ingenuos autores de auto ayuda, dating advice y otros (si es que pretenden hacer un cambio en absoluto) lo único que hacen es fortalecerlas, al tratar de contradecirlas.

En fin, todo esto es una combinación compleja de características con las que nacemos, y aprendizajes que vamos teniendo a lo largo de nuestra infancia y adolescencia, que van determinando el trato que nos damos a nosotros mismos,  nuestras maneras de buscar amor, y las elecciones de pareja que hacemos.

Lo único que podemos hacer al respecto, es deshacernos de esas ideas, en el nivel profundo de la mente al que pertenecen, haciéndole ver a la mente su falsedad, y lo absurdas que son.

Para finalizar, una frase:

“No depende de ti que el otro te quiera”.

Saludos, y no olvides contactarme si tienes algún comentario o pregunta sobre este tema.

 

Psicólogo Fernando Alonso Moreno Rivera

Psicoterapeuta de Premisas

Centro de Psicoterapias Sistémicas Fuego Nuevo

Aguascalientes, Ags. México

www.facebook.com/Fuego.Nuevo.Psic

psic.fernando.moreno@live.com.mx

 

 

Había una vez…

…una princesa que amaba los cuentos con finales felices, que se enamoro perdidamente de un príncipe que amaba los cuento con finales tristes. 


Claramente esa relación jamás tendría futuro, ya que eran completamente incompatibles. Pero, a pesar de todos los mensajes de alerta y peligro, se dejaron llevar por el momento y por tanta atracción, quizás por experimentar algo diferente… 


Ahora, que ya no están juntos. El príncipe por supuesto, se enamoro de una princesita que al igual que él, ama los cuentos con finales tristes… Y ella, se dejo querer por otro principe, un “Príncipe Azul”. Tan lindo, dulce y soñado… pero demasiado demandante. Que corta completamente su libertad y la hace sentir ahogada. 


Ella no es feliz. Porque siente a su príncipe Azul, como un completo desconocido. Un completo extraño para ella… La princesa no quiere entregarle su vida a cualquier desconocido y prefiere estar sola. 


Aunque ya todo termino hace tiempo, la princesa de que ama los cuentos con finales felices odia al príncipe que ama los cuentos con finales tristes. Porque ella siente que él la conoce más de lo que ella misma se conoce, y lo ama porque cuando él aparece en su vida, ella se siente bien. Se siente feliz de solo tenerlo cerca. 



                                                             FIN


                                                             Maria Antonieta

Mi Novio Imaginario

Escrito por la Señorita DoPingüe y Maria Antonieta. Con la colaboración especial de ArtemisaDoris .

En los tiempos modernos en los cuales vivimos, algunas mujeres por error solemos caer en relaciones imaginarias. Por definición, este tipo de relación es un romance inventado, en el cual una mujer cree ser de novia con un hombre, pero el hombre no se da ni por enterado de esta situación. ¡Es un noviazgo de jardín de infantes!

A continuación detallamos las siguientes REGLAS para detectar a tiempo una relación imaginaria y ser conscientes en la trampa mental en la cual nos encontramos:

Regla 1: Si no tienen sexo en un mes es una relación imaginaria.

Regla 2: Si él no te dice concretamente que quiere verte, pero llama tu atención con indirectas a través de redes sociales es una relación imaginaria.

Regla 3: Si cuando hablan por chat (Ponele por WhatsApp), sos VOS la que le escribe cinco líneas seguidas, mientras que él solo se limita a responder con monosílabos o frases de menos de tres palabras… Estas en una relación imaginaria.

Regla 4: Si siempre inicias el contacto, intentando ser buena, sumisa y complaciente. Pensando que de esa forma te va a amar por toda la eternidad, estas en una relación imaginaria.

Regla 5: Si él se comporta como un idiota y te maltrata delante de todos tus conocidos y amigos en común, estas en una relación imaginaria.

Regla 6: Si en el día de tu cumpleaños solo te saluda con un mensaje en tu muro de Facebook, no te llama por teléfono y no quiere verte. Teniendo en cuenta que cuando fue su cumpleaños le regalaste un hermoso presente que te costo el 10% de tu sueldo… Lamentablemente amiga, estas en una relación imaginaria.

Regla 7: Si vivís justificando sus falta de interés con excusas de que es tímido y anti social. ¡Deja de mentirte! Estas en una relación imaginaria.

Regla 8: Si encara o les tira onda a tus amigas delante tuyo, estas en una relación imaginaria.

Regla 9: Si cuando lo ves conectado crees que no te escribe para hacerse el interesante, estas en una relación imaginaria.

Regla 10: Si vive en tu mente, pero no en tu realidad. Es decir, si lo ves personalmente menos de dos hora por semana… ¡YA BASTA!!! ¡Quiero pegarte unos golpes!!! Existen mil hombres en el mundo. ¿Por qué obsesionarse con uno que no quiere estar con vos y no sabe de qué forma más demostrártelo?

images (1)

Tal vez lo que le da tanto poder a una relación imaginaria y el porqué de la obsesión que nos  genera, es que esa distancia que existe con nuestro “novio”, nos mantiene lejos de sus “defectos” y por supuesto al estar lejos, nos sentimos a salvo de no ser lastimadas.

Pero… No hay peor desgracia en el mundo que mentirse a uno mismo.

¡Así que atención! Si estas en una relación imaginaria abrí muy bien los ojos para poder observar y ser consciente de la realidad. Relaja un poco y vas a poder ver con claridad el interés de la otra persona. Si le importas va a demostrarlo y decirlo directamente. Te llamara para invitarte a salir y todo sera simple. Y recuerda siempre:

 “Ojos que no ven… Zapatos llenos de caca” 

Guest posting: “Una nueva chance al amor” por Noel Somer

Noe foto 1Cuántas veces pensamos en el amor como algo que deseamos, pero rara vez lo vemos en la vida de quiénes nos rodean o en la nuestra. Creo que estamos acostumbrados o mejor dicho mal acostumbrados a ver y vivir en relaciones vacías, basadas a veces en el conformismo, en el “Estoy con alguien para no estar solo”; “Es lo que hay”; “Por lo menos ya nos conocemos”; etc… La mayoría de nosotros deja que las experiencias de los otros creen las nuestras, nos dejamos llevar por lo pre-establecido por la sociedad y confiamos demasiado en las cosas que vemos a diario con respecto al amor aunque no sean buenas en lugar de confiar en que hay algo mejor y por sobre todo creer en el amor verdadero.

Muchas veces cuando pasamos un periodo ya sea corto o largo sin pareja, nos enojamos viendo lo negativo de la situación, echando la culpa a otros o a nosotros mismos. Creo que no es malo estar solos a veces. Es porque necesitamos aprender algo, preguntarnos sinceramente que deseamos o que necesitamos, y lo mas importante estar listos para escuchar la respuesta. En otros casos necesitamos ese tiempo para revalorarnos, amarnos más a nosotros mismos, hacernos felices antes de poder hacerlo con alguien más.

 

Se que hay muchos desilusionados con el amor pero creo que tenemos que empezar de cero y lo mejor que podemos hacer es liberarnos de los prejuicios, de las opiniones ajenas, de la crítica, del lastre de las relaciones pasadas y de esas cosas que sabemos que no queremos. Focalizarnos en lo que sí queremos para nuestra vida, pensar en las cualidades que queremos en el otro, ponerlas en práctica en nosotros mismos a veces ayuda bastante y saber reconocerlas en la otra persona cuando aparezca. Una de las cosas más importantes es terminar con el miedo, porque el amor es único, puro, sincero, no pide nada a cambio y aunque el amor es compartir y hacer cosas por el otro, lo más importante es que es libre. Cada uno tiene que ser como es, expresarse tal cual lo desea, porque el amor saca lo bueno de cada uno y lo hace mejor. Por eso los invito a darle una nueva chance al amor, así que a tomar el control de nuestra vida, tomar nuestras propias decisiones, pensar en positivo, tener fe, y muchas cosas buenas vendrán. Porque todos nos merecemos ese alguien especial con quién compartir lo bueno de la vida.

 

El amor verdadero existe y está esperando a que creamos en el para brindarnos su magia…

DRAMA!

Algunas personas guardamos en nuestra mente ideas que ya no nos son útiles. Recuerdos oxidados e ilusiones distorsionadas de como debería de ser la vida…

Cuando todo a nuestro alrededor es ruido, los consejos confunden y las palabras llenas de verdad solo provocan más dolor. Probablemente no podamos discernir entre aquellas personas que realmente nos aprecian y aquellas que simplemente están presentes sin sentir nada por nosotros.

Cuando transito por esos oscuros momentos de confusión mental e ideas desordenadas. Pienso, quizás que es momento de declararme oficialmente demente y simplemente aceptar que estoy cansada de intentar entender a los demás, cuando aun lucho por entenderme a mi misma. Es doloroso reconocer que aquello que creí mi salvación, hoy simplemente es mi enfermedad.

Llevando una vida de apariencias, miro las vías del subte y pienso en aquellas personas que se quitan la vida. Deben estar agotadas por no entender su alrededor y no entender el porque de lo que les pasa.

El drama es lo más fácil que me sale en la vida. Debería escribir oscuras novelas dramáticas a ver si a través del sufrimiento de mis personajes me libero del sufrimiento propio…

María Antonieta.

Susanita sufre de fobia al compromiso.

mafalda_susanita 1A aquellas mujeres enamoradizas que sueñan con casarse se las suele llama “Susanita”. De hecho, así es como todas mis amigas me llaman desde la secundaria.

Susanita, para los que no la conocen es uno de los personajes de la tira Mafalda del humorista Quino. Lo que la hace tan característica, además de ser la mejor amiga de la protagonista, es que ella nació para casarse, ser una madre de clase social acomodada y tener muchos hijitos.

Totalmente contraria a Mafalda quien es más intelectual y apoya la liberación femenina.

Susanita Planeando Su Vida Familiar_e tira 1

Susanita Planeando Su Vida Familiar_e02

Ahora, ¿qué pasa sí de pronto a Susanita le diagnostican fobia al compromiso?

…realmente estamos frente a un gran problema… ¡Una contradicción pura!

Pues, mis queridos lectores…

¡BIENVENIDOS A MI MUNDO!

Fobia al compromiso fue lo que me diagnosticaron los psicólogos. Sí, me declaro culpable de ambos delitos.

Desde niña uno de mis juegos preferidos siempre fue jugar a ser ama de casa. Amaba jugar a cocinar, limpiar y cuidar a mis hijos de juguete. Aun en día siento una gran fascinación por los juguetes que simulan cocinas y falsos electrodomésticos…

susanita3

Pero a pesar de todas esas ganas de casarme y formar una familia, me enamoro de hombres que sé que no pueden darme lo que tanto sueño. Entonces, muy en el fondo, realmente NO QUIERO TENER ESO QUE TANTO DESEO. Porque cuando una persona realmente quiere algo, va detrás de eso y lo consigue. Sin excusas, ni obstáculos.

En el último tiempo vi a muchas personas de ambos sexos pasar por el mismo drama. Cada persona debe tener sus propios miedos y motivos. Yo, sinceramente, siento mucho miedo a perder mi tan preciada LIBERTAD. Siento miedo a perderme a mi misma en pro de una relación. Pero, también creo que cuando llega la persona correcta, todos estos miedos se diluyen. Cuando llega la persona correcta, te sentís más libre a su lado que sin ella.

With this ring I will set you free.

 

Sobre Amor, Poder y Dignidad…

Anoche mientras estaba en mi cama intentando dormir sin éxito alguno, reflexionaba sobre quien tiene el poder en una relación de pareja… Universalmente se tiene la creencia de que “El poder lo tiene la persona que menos ama”. En lo personal, ¡No comparto para nada esa idea! Creo que el poder en una relación lo tiene la persona que esta dispuesta a conservar intacta su dignidad, más allá del amor que pueda sentir o no hacia la otra persona. 

 

Si bien, es una realidad que existe alguien que ama primero y otro que se deja amar. Especialmente al inicio de una relación. La intensidad en el grado en el cual se siente amor, fluctúa según los días y el momento. Convirtiendo al Amor en un sentimiento dinámico más que estático. Por momentos, una de las dos personas ama más a la otra y luego ese juego se invierte. Desvaneciendo por completo esa idea de Poder, porque el poder variaría de un integrante a otro según sus grados de enamoramiento.

 

Es una realidad que nos volvemos más propensos a ser manipulados cuando estamos enamorados al 100% y la otra persona solo esta al 50%, por poner un ejemplo. Pero, a pesar de todos los velos que nos puede poner el amor delante de nuestros ojos, siempre somos consientes de la realidad. Que decidamos no verla, es otro tema. Seguimos conservando el poder sobre la toma de nuestras decisiones. 

 

Cada día reafirmo más la idea de que “el Amor es una decisión”. Una decisión sobre todas las cosas, que toman dos personas eligiendose mutuamente día tras día. Esa decisión, es la que las mantiene unidas a lo largo del tiempo, pese a sus fluctuaciones en sus porcentajes de amor… 

 

Siempre existen precios que pagar en la vida, nada es gratis y el Amor conlleva grandes riesgos. Pero siempre una persona enamorada va a poder estar a salvo y va a poder conservar el poder en el Amor, mientras este dispuesta a conservar su dignidad. A poner limites a pesar de la vulnerabilidad necesaria que implica la intimidad en un vinculo tan cercano. 

 

La gente anda diciendo.

Escuchar conversaciones en la vía pública resulta divertido, en algunas ocasiones. Fue lo que me paso ayer por la tarde, cuando por accidente, mientras viajaba en el subte de la línea D, escuche a dos personas conversar.

subtecatedral

Por mis deducciones se trataba de dos compañeros de oficina. Tenían alrededor de 30 años de edad promedio, y… se coqueteaban alevosamente. Ella intentaba sin éxito disimular sentirse atraída hacia él: Esa sonrisa dibujada en su rostro cada vez que él la miraba a los ojos, la delataba. Ojo, la atracción era mutua: El tono de voz de él, indicaba que ella también le gustaba.

A simple vista, podía pensar que se trataba de una simple y típica escena de histeriqueo entre compañeros de trabajo (levante la mano quien nunca paso por esa situación), PERO… uno de los dos no era libre, él estaba comprometido. Pude darme cuenta al escucharlo criticar a su novia.

¿Por qué este joven oficinista intenta seducir a su compañera de trabajo?

¿Qué lleva a una persona a ser infiel?

Mientras escuchaba la charla, no puede evitar perderme en mis pensamientos y recuerdos, los cuales me generaban un poco de enojo e indignación… hasta que de pronto, lo escucho a él dar en la clave por la cual estaba DECIDIENDO ser infiel: La “Novia” con una vida aparentemente “soñada”, se siente frustrada y aburrida de la vida que lleva y, como en todos estos casos, lo culpa a él de no entender su frustración.

-Ella quiere hablar con personas que no sean de su familia! Odia que me vaya de After Office con ustedes- decía el chico del subte indignado. Y agrega: -¿Qué va a pasar si hace un cambio y no le es suficiente? ¿Qué pasa si logra cambiar de entorno, pero su infelicidad la persigue?. Nada va a ser suficiente para ella…-

Fueron acertadas esas palabras. Yo pienso que cualquier hombre que tenga a su lado una mujer insegura y triste va a estar tentado de serle infiel. Si cada día, cuando el chico del subte llega a su casa y encuentra a su novia en un mar de llanto, llena de reproches y triste, va a querer alejarse. Buscando un poco de diversión, quizás con su compañera de oficina. Otra mujer que a simple vista está más conforme con su vida y ese simple hecho, la vuelve más atractiva.

Igualmente considero necesario aclarar que desde mi punto de vista, en las infidelidades SIEMPRE existen TRES CULPABLES con igual porcentaje de responsabilidad. La novia insegura no es la única responsable.

Finalmente la charla con su compañera de oficina termina en una cita que tendrá lugar el miércoles por la noche. Y en cierta forma no lo culpo. No es muy difícil imaginar que va a pasar en esa cita, pero seamos conscientes de que las cosas que vivimos son responsabilidad nuestra.

Igual, ojalá tuviera la posibilidad de conocer a su novia y delatar en qué lugar, ellos dos van a verse este miércoles…

Aguero toma 2