Guest posting: “Disertaciones sobre el amor” por Gonzalo Alfonsin

arton5834Mi tío -el que se volvió loco- decía que en la vida uno quiere a muchas personas, se enamora de unas cuantas, y ama solamente a una. La diferencia entre enamorarse y amar es sutil pero notable: el enamoramiento dura unos meses, o un par de años a lo sumo; luego se transforma en otra cosa (cariño, compañía, costumbre, tedio); en cambio cuando uno ama de verdad, hay un sentimiento de unión y de cofradía que subyace cada momento, cada cosa,  aunque no siempre vea estrellitas de colores.

¿Y cuál es la diferencia entre “querer “ y “amar”? Ambos son verbos, pero uno es más posesivo que el otro. “Querer” viene de “quiero”: Quiero esto, quiero lo otro, quiero quererte, quiero que me quieras… Quiero, quiero, quiero. Quiero para MI, YO quiero. En cambio el amor… El amor es un sentimiento universal. Es cierto que cada quien ama a su modo, como puede, como le sale; y deja que lo amen (deja entrar al otro) como puede también, hasta donde le sale. Pero el amor no es deseo; el amor es un sentimiento altruista de amor al mundo todo que se manifiesta o canaliza en una persona, en este caso la pareja o compañero/a. Pero el amor de pareja es muy parecido al amor de un gran amigo, al amor de un familiar, al amor por Dios.

Yo no creo en eso de la media naranja, de que existe una y sólo una persona con quien encajo “perfectamente” (no creo en eso de encajar ni tampoco en la perfección), ESA persona que ha sido hecha para mi (hechos el uno-para-el-otro), con la que estoy predestinado por los dioses; aquélla persona con quien el amor se sublima y se torna inquebrantable. No. Yo creo en cambio que hay muchas personas a las que puedo llegar a amar, con las que puedo lograr abrirme completamente, entregarme, confiar hasta el punto de poder contarle todo. Porque el amor es sobre todo confianza. Es también comunicación, y comunión (de los cuerpos y de los espíritus).

Por supuesto que el sexo es sólo una de las manifestaciones o expresiones del amor: la unión de los cuerpos en pasión y placer. Pero se puede tener sexo sin hacer el amor, cuando sólo hay el goce físico, desligado de lo espiritual, y también se puede hacer el amor sin tener sexo: en una danza, en un masaje, en un abrazo, incluso en una mirada, en una intención. El amor trasciende lo físico, el amor es el espíritu del Bien. ¿Y qué es el Bien? El sentimiento de alegría con el mundo, con todas las cosas, incluso con la muerte.

El amor verdadero no es posesivo. Alejandro Jodorosky dice algo muy interesante sobre la pareja en su libro “Cabaret místico”. Algo así como que el amor verdadero no es la búsqueda de una unidad, de una uniformidad, un núcleo capcioso y hermético; eso termina siempre en asfixia. Para que haya amor es necesario respetar la individualidad, que cada quien tenga sus espacios. Yo por ejemplo apoyo la moción de cada quien tenga su pieza, su habitación, su camita. A veces dormimos en la mía, otras veces en la tuya, y otras cada quien en  su cama… ¿Por qué no?

Los celos no forman parte del amor. Los celos son posesivos, son miedo, inseguridad. Si yo estoy tranquilo y con certeza de que nuestro amor es fuerte y verdadero, entonces no tengo razones para temer nada, no tengo razones para estar celoso de nada ni nadie. Y otra cosa, el amor es aquí y ahora, ¿qué es eso de jurarse amor para toda la vida? ¿Quién puede asegurar que va a amar a alguien durante veinte años? ¡Es una falacia! Yo te amo hoy, ojalá mañana también; pero si no, pues lo tengo que aceptar, y a otra cosa mariposa, a otro grano gusano. Y también es cierto esa cosa trillada de que para amar a otro, hay que amarse primero a uno mismo. Si uno no se ama a sí mismo, pues aparecerán los celos, los miedos, las patrañas mentales y emocionales.

Hay infinidad de parejas que siguen juntas por ósmosis, por inercia, por miedo en definitiva: miedo a dejar lo conocido, la estabilidad emocional. ¿Pero qué es eso? El amor no es estable; el amor, como todo lo que está vivo, es cambio constante, es movimiento.

¿Puede haber amor sin pasión? Pues supongo que si. El amor es distinto para cada quien. Yo no puedo hablar por todo el mundo, apenas puedo hablar por mí mismo. Pero hay personas que son poco pasionales, que ni siquiera lloran cuando se les muere un hijo (la procesión va por dentro). Y quizás esas personas amen profundamente, pero sin demostrarlo por fuera, sin exabruptos emocionales.

A mi me gusta esa palabra que se usa mucho ahora para hablar de la pareja: mi compañero/a. Es lindo. Compañero. Como si fuéramos militantes. Compartimos la causa, la causa de estar juntos, no como un átomo fusionado y hermético, sino como un dúo dinámico. Sí, como Batman y Robin, ¿por qué no? El amor es también admiración, como la que siente Robin por Batman (no sabemos si es recíproca). Pero no se trata de una admiración ciega, caprichosa, pues si algo no nos gusta lo diremos. Es vital la sinceridad, la honestidad, y respetar nuestras diferencias. No pretender que el otro sea amigo de mis amigos; si es así buenísimo, pero si no, pues mala suerte. No pretender nada de nada en realidad, no dar nada por sentado ni por sentido. Conversar mucho, eso sí. Pero ojo con cometer sincericidios (suicidios de sinceridad); hay cosas que no es necesario decir. Aunque si me preguntan, pues bueno, he de responder. 

Gonza Tambor

Del libro “Cabaret místico”, de Alejandro Jodorowsky

Fragmentos del capítulo 13 (Anatomía de la pareja)

La relación amorosa no tiene por finalidad una visión común, sino una “creación común”.

Una pareja armoniosa es un dúo que comparte sus diferencias y en el que ninguno de los dos es tan hipócrita como para desempeñar un papel según el cual es semejante al otro en todos los aspectos.

Cuando una relación va mal, ha llegado el momento de mejorarla, de verse uno a otro sin máscaras, de reconocer la voluntad de uno y la voluntad del otro, y ponerse de acuerdo. Si en la pareja una de las partes se sacrifica, no es una pareja de verdad.

Respetaremos siempre lo que somos, sin sentirnos culpables, sin permitir que nadie intente imponernos conductas o ideales que no sean los nuestros. Tendremos derecho a expresar nuestra propia visión del mundo, aunque difiera de la del otro. No nos impediremos ver ni oír lo que nuestra curiosidad nos pida. Tenemos derecho a desarrollar nuestros sentidos en la dirección que nos convenga.

En el terreno emocional, reconoceremos que no todos amamos de la misma manera. No nos someteremos a la tortura de queremos unir de un modo que no sea el nuestro. Nos amaremos como podamos amarnos, sin tratar de ser espejo, sin aspirar a una quimérica fusión, sin desear serlo todo el uno para el otro. No nos encerraremos en una relación exclusiva, sino que iremos agregando a nuestro cariño el cariño por nuestros hijos, por nuestros parientes, por nuestros amigos, por aquellos a los que admiramos, por la humanidad entera, por todos los seres inanimados o vivientes, por ese impensable llamado “Dios”. Reconoceremos que el amor no es la búsqueda de la igualdad sino de la diferencia complementaria. No seremos dueños ni propiedad el uno del otro, nos ataremos con nudos que siempre sabremos deshacer, nos ayudaremos a conservar en lo más profundo de nuestro ser un área privada, nos protegeremos mutuamente pero sin privarnos nunca de nuestra libertad. Compartiremos un espacio pero nos permitiremos también tener un territorio personal, con la promesa de no invadir nunca el del otro, respetando nuestra necesidad de soledad. Caminaremos juntos bendiciendo cada uno de nuestros pasos, pero si nuestros caminos se separan, lo aceptaremos deseando lo mejor para el otro su nueva vida.

Una relación sana no se construye sobre deseos de posesión. La mujer no pertenece al hombre, ni el hombre pertenece a la mujer. Ambos se unen en el amor y colaboran en una obra, material o espiritual.

Needy and clingy

Una amiga a quien le tengo mucho aprecio, cansada de ser acosada por hombres a los cuales ella etiqueta como “Needy and clingy”. Me inspiro a escribir sobre amores no correspondidos

Aunque me haga la superada hablando sobre este tema. Debo confesar, que también sufrí a causa de este tipo de amor, y muy a mi pesar… No estoy libre de volver a sufrirlos en el futuro.

Cuando nos enamoramos de alguien que no puede correspondernos. Simplemente porque no lo siente o por el motivo que sea. La ansiedad nos gana. Es en ese preciso momento donde aparece nuestra peor versión. Nos transformamos en una persona necesitada y pesada.

¡Y ya! El entorno jamás ayuda en estos casos. Como si no sintiéramos suficiente dolor transitando por un amor no correspondido, como para que todo nuestro entorno se empeñe en hacernos abrir los ojos. Abrir los ojos para ver la realidad. Tan dolorosa y cruda realidad, de saber que ¡NO TE QUIEREN!!! Nos gana la impotencia y la bronca de saber que no hay nada que podamos hacer al respecto.

A modo de protección. Muchas veces negamos o disfrazamos un poco la verdad. Para no salir tan lastimados. Nuestro cerebro nos protege de tanto dolor, inventando excusas y realidades paralelas. Nos decimos y le decimos a nuestros amigo, cosas como: “Es que él/ella no esta preparado/a para un compromiso…”. Cuando en realidad sabemos que el problema es que “NO QUIERE COMPROMETERSE CONMIGO”.

Para mí, la mejor solución es aceptar la realidad. No tiene nada de malo sentir amor por una persona, por mas que ella no sienta lo mismo por nosotros. No somos tan únicos, ya que todas las personas en el mundo, en algún momento de sus vidas pasaron por este tipo de sufrimiento. El amor no correspondido es muy común entre el mal de amores.

Hagamos memoria y recordemos que también en algún momento de nuestras vidas estuvimos del otro lado del juego. Seamos sinceros y recordemos, cuando alguien se enamoro perdidamente de nosotros y no sentimos nada por ellos. Recordemos el alivio que sentimos al ver como se esa persona se daba por vencida y nos dejaba en paz.

Por eso, desde mi punto de vista el mejor remedio es: Llorar un buen rato, recordar cuando estuvimos del otro lado de la misma situación y luego prepararnos nuestros plato favorito de comida. Relajarnos viendo películas divertidas y aceptar que la vida nos entregara un amor mejor y completamente correspondido.

Mis 30 y poquitos años… Lista de regalos

El viernes de la semana pasada fue mi cumpleaños. Cumplí 31 años de vida… Siempre la paso muy bien y me siento muy feliz. ¡Adoro el día de mi cumpleaños!!! ¡Es el mejor día de todo el año!

Por supuesto, me gustan mucho los regalos. De hecho, soy muy ansiosa y en las navidades suelo abrir los regalos dos o tres días antes. Pero… lo que más adoro de cumplir años; es sentirme querida y valorada por todo mis seres queridos. A algunas personas, nos gusta mucho ser el centro de atención y no hay nada que se le pueda hacer al respecto… Creo que por esa misma razón, disfruto tanto estudiar teatro.

Volviendo al tema importante de los regalos, seria una excelente idea hacer una lista de regalos de cumpleaños. Como la famosa lista de regalos utilizada en los casamientos (en donde los novios eligen lo que quieren recibir para su boda), pero que se llame: “Lista de regalos de Cumpleaños Feliz”.

En la lista el cumpleañero debe detallar todos los regalos que quiere recibir. Estaba pensando que el orden debe ser el siguiente: Primero, detalla los regalos materiales, en un orden de precios… Llegando a aquellos regalos que no pueden comprarse. A los cuales llamaremos “Regalos sin valor monetario”. Que desde mi punto de vista ¡Son los regalos más lindos que uno puede recibir!!!

Mi lista de “Regalos sin valor monetario”. Incluye obviamente: Muchos abrazos y besos; que me canten “Las mañanitas”; entre muchas otras cosas que no puedo hacer publicas por motivos de confidencialidad…

Los regalos, no siempre tienen que venir de un tercero. También existen regalos que nos hacemos a nosotros mismos. El año pasado, me regale la experiencia y la decisión de irme a vivir sola. Enfrentando todos mis miedos y sin ahorros, salte sin red de un trapecio a otro. Fue una de las mejores experiencias de mi vida, cada día que pasa se pone mejor. Este año, decidí regalarme la oportunidad de empezar mi cumpleaños sola, conmigo misma y sentirme bien. Siempre a las 00:00 horas del 03 de Mayo estaba con alguien. Empece mis cumpleaños con mi familia, mi novio de turno o mis amigos. Pero este año, fue diferente, elegí empezarlo sola y todo estuvo muy bien. !Empezar mi cumpleaños conmigo misma, fue el mejor regalo que me pude dar!

¿Cuales serian esos “Regalos sin valor monetario” que incluirías en tu lista de regalos de cumpleaños?